Comunidades hacen frente a crisis humanitaria en la región del Arauca en Colombia

Esta zona ha sido el epicentro de fuertes enfrentamientos entre el ELN y las disidencias de las FARC. Mientras el Gobierno colombiano insiste en incrementar la presencia militar, las comunidades y organizaciones sociales han fortalecido las medidas de autoprotección.

AraInfo 7 ENERO, 2022, 11:12

Arauca

Arauca. Foto: Comité de Solidaridad Internacionalista.

El departamento de Arauca está ubicado al oriente del país, en la frontera con Venezuela. En esta región confluyen distintos proyectos minero-energéticos, así como fuertes procesos organizativos que han luchado históricamente por la defensa del territorio araucano.

Desde el domingo 2 de enero, los enfrentamientos entre el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y las disidencias de las FARC se intensificaron en los municipios de Tame, Arauquita, Fortul y Saravena. El combate se ha sostenido durante días, afectando directamente el bienestar de la población civil.

Hasta el momento han sido identificadas 24 personas muertas, según la Defensoría del Pueblo, así como un número indefinido de retenciones y desplazamientos. Según el personero municipal de Tame, Juan Carlos Villate, solo en este municipio hay más de dos mil personas que han manifestado su voluntad de salir del territorio para salvaguardarse.

Desde esta misma fecha (2 de enero), las organizaciones sociales presentes en la región lanzaron alertas ante la gravedad de la situación e hicieron un llamado a los distintos entes estatales a garantizar la atención humanitaria de las comunidades que la requirieran. Además, el comunicado publicado por la Fundación de Derechos Humanos Joel Sierra hace énfasis en la necesidad de tomar medidas comunitarias de organización y autoprotección para enfrentar la crisis humanitaria.

Sin embargo, el Gobierno Nacional en cabeza de Iván Duque, junto al ministro de defensa, Diego Molano, ordenaron el despliegue de más de 600 soldados en los municipios del piedemonte araucano. Los militares, quienes integran dos batallones, llegaron este miércoles 5 de enero. Según el Ejército, con esta adhesión (625 militares) habría un total de 6.800 soldados en todo el departamento.

“Rechazamos de manera contundente las decisiones del gobierno central de imponer medidas de carácter militar”, afirmó en su comunicado la Asociación Nacional Campesina José Antonio Galán Zorro (Asonalca), la cual también aseguró que esta militarización se enfoca en áreas en las que han establecido los proyectos autónomos de Territorios Campesinos Agroalimentarios.

Para Sonia López, representante de la Fundación Joel Sierra, “esta situación ha sido usada por el Estado para seguir justificando la alta militarización y con ello la agresión contra las comunidades y sus proyectos. Además de que es una forma de seguir preparando el terreno a los planes injerencistas e intervencionistas contra Venezuela, para los cuales éste territorio es geoestratégico”.

Para seguir leyendo, lo puede hacer a través de:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.