Comunidades del bajo San Juan, sufren atropellos de la fuerza pública.

El ejército Colombiano disparo contra una comunidad afro en la vereda de Monte Bravo, departamento de Chocó, provocando el desplazamiento de al menos 4 familias que se encontraban en el lugar.

Siendo las 4:30 pm se empezaron a escuchar una serie de disparos y explosiones que pusieron en vilo a las comunidades Afros que habitan las riveras del Río San Juan.
Los hechos ocurrieron en la Vereda de Monte Bravo, Corregimiento de Panamacito, municipio de Itsmina departamento del Chocó. El ejército Colombiano incursiono en territorio colectivo afro perteneciente al concejo mayor de ACADESAN sin previa autorización, ingreso a la comunidad por la parte trasera y empezó a disparar indiscriminadamente a la población civil violando la norma 3 de los Convenios de Ginebra y el DIH.

Los hechos ocurrieron la tarde del día lunes 21 de Junio 2021, cuando la población de Monte bravo empezó a escuchar disparos de fusil y explosiones de granadas que iban dirigidos hacía su comunidad. Ante los hechos, las comunidades de: Noanama, Fugiadó, Perrú, Trapiche, Cocobé, Aguapanela, Panamacito, Cucurupí, Copomá, Corriente de Palo, Guachal, Puerto Murillo entre otras, cercanas al lugar , se desplazaron de inmediato en apoyo a la comunidad de Monte Bravo, buscando evitar que la incursión armada se convirtieran en una tragedia y una mayor violación de los Derechos humanos.

Junto con el apoyo de las comunidades cercanas, la Defensa Civil Comunitaria, La Guardia Indígena y Cimarrona, los habitantes de Monte Bravo pudieron retornar al lugar de los hechos para mirar el estado de sus viviendas. En consecuencia, encontraron que sus casas habían sido allanadas, sus bienes hurtados y su lugar de estadía destruido. Además, del robo de 2 cedulas, 3 celulares, más de 5 millones de pesos y un computador.

El día 22 de junio se pudo constatar que efectivamente el ejército había disparado en contra de la comunidad y hurtado sus bienes, pues al serles retenidos 3 bolsos de dotación, estos aceptaron devolver una parte del dinero (1,700000) mediante transacción bancaria. No obstante, se negaron a devolver las cedulas, los celulares, el computador, y otros bienes incautados de manera ilegal y los cuales se tenían mezclados con dotación de uso militar.

Ante los hechos ocurridos la comunidad hizo incidencia nacional e internacional por medio de dos comunicados públicos denunciando la acción irregular del ejército, pues estos también se presentaron ante la comunidad de Cocove con brazaletes blancos y rojos e identificándose grupos disidentes de las FARC-EP.

Las comunidades manifiestan temor de transitar las fincas y cultivo debido a la militarización del territorio colectivo la cual tiene antecedentes inmediatos en la construcción ilegal de la base de una base del ejército en la comunidad de Noanama. Dado lo ocurrido en Monte Bravo, las comunidades afros e indígenas de declaran temor de ir a en confinamiento, pues sienten temor de ir a trabajar en sus parcelas y prefieren resguardarse a terminar siendo un falso positivo.

Ante la incapacidad institucional para hacer frente a los hechos ocurridos, el día 24 de junio se crea una comisión con organismos nacionales e internacionales de Derechos Humanos para hacer verificación del lugar de los hechos; esta fue compuesta por la corporación Nómades y Redher y la pastoral afro , quienes pudieron constatar en terreno los impactos de bala de fusil que destrozaron arboles e impactaron viviendas. Así mismo, se observó el ascenso y descenso de cuatro helicópteros que estuvieron sobre volando el territorio colectivo de las comunidades étnicas desde la 1:00 pm.

El 25 y 26 de junio las comunidades del San Juan hacen la denuncia pública ante los entes institucionales. Las declaraciones fueron tomadas y escuchadas por delegados de : Defensoría del Pueblo, Personería Municipal, Alcaldía de Itsmina, la Unidad de Victimas dirección regional Quibdó, ACNUR, Concejo Municipal de Itsmina, ACADESAN entre otros. Así, como la corporación NOMADES, la Pastoral Afro de Cali y la Red de Hermandad y Solidaridad con Colombia (REDHER). Del encuentro con organizaciones sociales y entes institucionales salen unos compromisos de inmediato cumplimiento para la atención y ayuda humanitaria inmediata para las personas desplazadas por la acción criminal del ejército.

Pese a la presencia de las instituciones y la alarma nacional e internacional levantada frente a los hechos ocurridos el 21 de junio en la comunidad de Monte Bravo, el territorio sigue militarizado y el día 26 de junio, siendo las 10:30 am. Se reactivaron los sobre vuelos en el territorio, con ascenso y descenso de helicópteros que vienen amenazan la seguridad del territorio sometiendo a las comunidad del Río San juan al confinamiento, al no poder circular libremente por el territorio dado el miedo que produce ser posibles víctimas del Estado.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.