El internacionalismo nos convoca

Se inaugur√≥ el pasado 31 de mayo la Exposici√≥n ‚Äú40 a√Īos de solidaridad internacionalista‚ÄĚ de lxs compa√Īerxs del Comit√© Internacionalista de Zaragoza, Espa√Īa, para conmemorar y compartir con el pueblo aragon√©s los 40 a√Īos que lleva este Comit√© Internacionalista, militando y hermanandose con luchas principalmente de latinoam√©rica. Este Comit√© que hace parte de la Red de Hermandad y Solidaridad con Colombia desde sus inicios.

Les compartimos unos retazos del discurso inaugural de lxs compa√Īerxs:

Hemos intentado ser un puente, un camino de uni√≥n entre la sociedad aragonesa y los procesos de liberaci√≥n que se han venido produciendo en los diversos pa√≠ses en que hemos trabajado. Un camino que llevaba y tra√≠a personas, noticias, ideas,… Hemos hecho posible que cientos de personas de nuestra comunidad conocieran y sintieran en primera persona, como propias, las luchas que en pueblos lejanos se llevan a cabo para transformar su realidad. Hemos trabajado en base a la organizaci√≥n: personas que aqu√≠ se organizaban para conocer a organizaciones y personas organizadas en diferentes pa√≠ses y procesos y muchas veces acababan sinti√©ndose parte de esos procesos.

Organizados pero en base a la pluralidad, al trabajo unitario. Nacimos como una plataforma unitaria creada por un amplio frente de partidos, sindicatos, organizaciones sociales y ciudadanas, y grupos cristianos para concretar y llevar adelante la solidaridad aragonesa con la revoluci√≥n nicarag√ľense. Y hemos continuado impulsando unitariamente la solidaridad con los procesos centroamericanos, con Cuba, con el Sahara, Palestina, Chiapas, Colombia o Honduras: siempre que ha sido posible crear plataformas de trabajo unitario las hemos impulsado y nos hemos diluido en las mismas. Cuando se han debilitado hemos procurado mantener esos trabajos con nuestras propias fuerzas, siempre abiertos a sumar y organizar actividades conjuntamente con otros colectivos.

Otra de nuestras opciones ha sido apoyarnos √ļnicamente en el trabajo militante. Nos gusta y nos ha gustado siempre m√°s esa palabra que la de voluntario, aunque en muchas situaciones sean equivalentes, y esto fundamentalmente por dos razones: por un lado porque aqu√≠ nadie viene a echar su tiempo a un proyecto que otros definen. Entre nosotros ha sido la asamblea, la reuni√≥n semanal de los martes, la que ha ido definiendo en cada momento lo que hac√≠amos y nos propon√≠amos. Por otro no dedicamos a esto el tiempo libre, el que nos sobra, sino que procuramos atender la tarea cuando hace falta, como cosa nuestra que es. Nunca hemos contratado a nadie para que hiciera por nosotros las actividades, los dise√Īos, los videos, las exposiciones, los proyectos. Hemos llegado a donde hemos llegado y cuando no hemos podido llegar hemos esperado a que vinieran momentos mejores.

Creo que este planteamiento han sido fundamental para llegar hasta aqu√≠, para mantenernos mientras hemos visto desaparecer a tantas organizaciones y entidades hermanas. Aqu√≠ todas y cada una de las personas hemos sido imprescindibles, porque tan importante es quien da una charla o habla en nombre del comit√©, como quien mantiene ordenados y dispuestos los materiales, quien contesta o distribuye los mensajes, quien mantiene la cuenta de Facebook, quien acompa√Īa o quien aloja a las personas que nos llegan de los diferentes pa√≠ses, quien lleva de un lado las exposiciones o quien realiza una revista o un documental. Esto ha sido una tarea de todos y todas y entre todas la hemos llevado adelante.

Pero tal vez la m√°s importante de estas l√≠neas maestras que han marcado nuestro camino, para bien y para mal, es el poner por delante las vivencias, las experiencias, el contacto directo con las personas y los procesos, frente al conocimiento te√≥rico o anal√≠tico de la realidad. Ese dejarnos empapar de la vida de la gente, sumergirnos en las luchas que se viven en cada momento en cada uno de los pa√≠ses, sentir las ilusiones y las derrotas de cada uno de los procesos ha transformado nuestras vidas, les ha dado otra dimensi√≥n que va m√°s all√° de nuestra realidad cotidiana de aqu√≠ y ahora y nos hace tomar partido, sentirnos parte, y compartir el destino de tantas personas maravillosas que a lo largo de estos a√Īos hemos conocido. Eso es lo que nos ha llevado y nos lleva a comprometernos en esta historia.

Eso ha sido, y es el Comité, un colectivo, un grupo que se autoorganiza en torno a una tarea y va definiendo en cada momento cuales son las prioridades, las tareas a abordar, en función de la urgencia y la importancia de las situaciones, y de las fuerzas y recursos disponibles en cada momento. Ha habido momentos en que hemos hecho muchas cosas, en muchos lugares y al mismo tiempo, desplegando una capacidad de organización y trabajo que a nosotras mismas nos parecían increíbles. Mientras que en otros momentos apenas hemos tenido fuerzas para mantenernos en pie y dar continuidad a esta ya larga historia.

Por eso esta exposici√≥n no pretende ser una sistematizaci√≥n de nuestra ya larga historia, sino una peque√Īa colecci√≥n de momentos, de emociones, de procesos que nos han hecho vibrar a lo largo de los a√Īos y que pretende servir para dar a conocer el camino recorrido por nuestro colectivo, y sobre todo para darle continuidad: que las nuevas generaciones puedan conocer, valorar y experimentar estos sentimientos y que el internacionalismo se siga integrando en la definici√≥n de la mujer y del hombre nuevos, junto al feminismo, el ecologismo, el pacifismo, el compromiso social y tantas luchas que nos han alimentado y conformado a lo largo de estos 40 a√Īos de historia.

video comite

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.