Congreso de los Pueblos:

Saludos a la X Conferencia Nacional Guerrillera

 

Compa√Īeras y compa√Īeros
Delegadas y delegados a la X Conferencia Nacional Guerrillera de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia Ej√©rcito del Pueblo ‚Äď Farc‚Äď Ep

Reciban un saludo de resistencia y poder popular, del Congreso de los Pueblos de Colombia.

Terminan Ustedes su X Conferencia en la que ratifican los Acuerdos de La Habana para entrar en una nueva fase de lucha política legal por la paz y el socialismo. Bienvenidas y bienvenidos a este escenario en el cual muchas comunidades y organizaciones desarrollamos nuestra vida; les recibimos con la convicción de que sus horizontes coincidirán con los nuestros y con la expectativa de escuchar sus propuestas.

Consideramos que la fase que se inicia ser√° al mismo tiempo un nuevo momento de la construcci√≥n de la paz con justicia social y de la profundizaci√≥n de la lucha por¬† transformaciones pol√≠ticas y socio-econ√≥micas que permitan m√°s democracia, m√°s movilizaci√≥n y organizaci√≥n popular, m√°s vida digna para nuestros pueblos. Consideramos que las cuatro tareas m√°s urgentes que se avecinan en ese sentido –y en las cuales con seguridad nos encontraremos con Ustedes y con muchos otros actores sociales y pol√≠ticos alternativos– son las siguientes:

1. Reconstruir la unidad pol√≠tica del campo popular teniendo como eje la unidad de las izquierdas y sectores democr√°ticos, hoy dispersas en varias convergencias, y por tanto debilitadas. La unidad de las expresiones socio-pol√≠ticas que hemos emergido en estos a√Īos de lucha contra el proyectoreaccionario de la oligarqu√≠a y por la conquista de la soluci√≥n pol√≠tica al conflicto armado. Nos referimos a la necesaria unidad entre la Marcha Patri√≥tica, el Congreso de los Pueblos, los grupos √©tnicos Ind√≠genas y Afros, la Cumbre Agraria, los sectores sociales ‚Äď populares, y las expresiones pol√≠ticas como el Polo Democr√°tico Alternativo, La Uni√≥n Patri√≥tica, Progresistas y sectores de los partidos tradicionales que tengan vocaci√≥n de poder y paz. Esta apuesta unitaria no dudamos en llamar Proceso Constituyente Popular. Este proceso de abajo necesita¬† expresarse unitariamente; un bloque pol√≠tico popular donde converjamos es posible y urgente.

2. La segunda tarea es reconstruir las formas de lucha del movimiento social. Un nuevo sindicalismo, una nueva organización comunal y popular, una nueva organización de la juventud y las estudiantes, vienen buscando cómo consolidarse. Tenemos el deber de aportar a esa reconstrucción, ampliando la experiencia reciente de las organizaciones campesinas, negras e indígenas, que en torno de la autonomía territorial, los gobiernos alternativos y las economías propias hemos ido marcando un camino de acumulación organizativa y política.

3. La tercera tarea, m√°s inmediata, es conjugar la implementaci√≥n de los acuerdos de La Habana con la participaci√≥n protag√≥nica de la sociedad ‚Äďsobre todo de los sectores¬† populares– en el proceso de negociaci√≥n del gobierno con el Eln. Tenemos la convicci√≥n de que se trata de dos tareas que se deben juntar, para impedir que el gobierno incumpla sus compromisos. Los sectores populares debemos tener una participaci√≥n con decisi√≥n en las regiones y a nivel nacional en las instancias y mecanismos de participaci√≥n que prev√©n los Acuerdos de La Habana; esta tarea es convergente con la de participar en el Gran Di√°logo Nacional que impulsa la Mesa Social por la Paz, y que contribuye a hacer realidad la agenda acordada entre el gobierno y el Eln. La unidad que necesitamos debemos concretarla en la pr√°ctica.

4. Finalmente, urge un programa unificado para enfrentar la ofensiva neoliberal del gobierno y que puede truncar el camino de transición a la democracia al que le apuesta este proceso de paz. Las transformaciones necesarias para la paz son ese programa, que ya tiene forma en el Pliego de la Cumbre Agraria, en las propuestas que ustedes  presentaron en La Habana y que han quedado como salvedades por resolver, y en la agenda que diversas organizaciones populares consideramos que deben ser abordadas en el Diálogo Nacional. Pensamos que un programa de este tipo unificará no solo a nuestros procesos socio-políticos, sino a miles de luchas que se vienen dando en el país contra el neoliberalismo extractivista y despojador. La terminación del conflicto armado con la insurgencia de las Farc debe ser un paso inicial en la construcción de la paz y de un país con vida digna, y al lado del cumplimiento e implementación de los Acuerdos de La Habana afirmamos sin dudar: ¡vamos por más!

¡Sí a la refrendación de los Acuerdos de La Habana!
¡Sí a la participación protagónica de los pueblos en el Diálogo Nacional y en los
Di√°logos de Quito!
¡Sí a la unidad popular!
¬°Venimos por m√°s!
¬°Vamos por m√°s!

http://congresodelospueblos.org/comunicados-congreso-de-los-pueblos/item/963-saludos-a-la-x-conferencia-nacional-guerrillera.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.