Cumbre de paz en el caribe:

reafirm贸 la defensa del territorio

14 abr. CI.- A un solo ritmo se escuch贸 la necesidad urgente de los cesarences por aportar a la construcci贸n de la paz, en el marco de las Cumbres de Paz llevadas a cabo en la ciudad de Valledupar por la Cumbre Agraria.
Medio ambiente, tema principal

El escenario propici贸 discusiones sobre el tema ambiental y la dif铆cil situaci贸n de derechos humanos que atraviesa la regi贸n. En primer lugar, la preocupaci贸n de los asistentes a la Cumbre de Paz sobre la sequ铆a de varios afluentes h铆dricos en raz贸n de la explotaci贸n minera, principalmente del carb贸n, y para la siembra de la palma aceitera.

Esta realidad, seg煤n los debates desarrollados, ha provocado muchos problemas de salud por ser un proceso a cielo abierto. Actualmente se presentan sequ铆as en la regi贸n por las pocas pol铆ticas ambientales que no logran dar soluciones, por el contrario se busca favorecer a las grandes empresas y terratenientes del departamento. Tal es el caso de la desviaci贸n del r铆o Guatapur铆 y su evidente perdida del caudal: 鈥淣o hemos entendido que mientras sigamos interviniendo la naturaleza, esta se va secando y alejando de nosotros. A trav茅s de la excusa del 鈥榙esarrollo鈥 econ贸mico que dicen que nos va a traer paz, prosperidad, los territorios antes protegidos hoy sufren la intervenci贸n en b煤squeda de recursos, fundamentalmente el agua. La construcci贸n de la ruta del sol acab贸 con muchos humedales y si no hay humedales no habr谩 lluvias en la parte alta de la serran铆a y como consecuencia tenemos la sequ铆a de los r铆os que bajan de ella鈥, coment贸 Daniel Maestre, l铆der de la comunidad ind铆gena Kankuama.

En ese mismo sentido, se conden贸 la concesi贸n de tierras de los gobiernos a las multinacionales como la Drummond, Prodeco, entre otras, que desplazan la vida de los ecosistemas causando graves problemas ambientales en los pueblos aleda帽os a las empresas mineras como la Loma y La Jagua: 鈥20 a帽os de la presencia de empresas de explotaci贸n minera en nuestros territorios, sufriendo el desplazamiento por parte de ellas y la no reparaci贸n por los da帽os causados. Desde el 2010 nos hemos organizando, pero las empresas nos siguen desconociendo como etnias propias de estos territorios鈥, se帽al贸 Eufrocina Vega Mieles, l铆der de la comunidad negra 鈥楯ulio Cesar Altamar Mu帽oz鈥 del municipio de la Loma de Calentura, El Paso- Cesar.
鈥淟a pelea no es con nosotros鈥

El Cesar es uno de los departamentos con mayores casos de impunidad y violaci贸n de derechos humanos. El desplazamiento de comunidades por parte de grandes hacendados, el conflicto entre guerrillas, fuerzas paramilitares y estatales, adem谩s de las masacres sin reconocer, son evidencia de que la fuerte oleada de terror aun se vive en la regi贸n. 鈥淒esde 2011 ces贸 un poco. Antes no se pod铆a uno ni reunir porque le montaban la perseguidora, durante el tiempo de Uribe fue el periodo m谩s dif铆cil para nosotros. Los mayores desplazamientos ocurrieron en sus ocho a帽os de gobierno, muchos de nuestros hermanos desaparecieron, otros fueron asesinados en el pueblo y la gran mayor铆a de las masacres est谩n en la impunidad. El Estado no ha querido reconocer su participaci贸n en los hechos鈥, continu贸 Vega Mieles, l铆der afro.

Los conflictos inter茅tnicos de comunidades ind铆genas y campesinas en las m谩rgenes de la Sierra Nevada de Santa Marta, llev贸 buena parte de la discusi贸n. Hay diversos intereses por controlar ese territorio ancestral,聽 que develan la grave situaci贸n que enfrenta la restituci贸n de tierras. Por ejemplo, mientras las tierras de los que tienen fincas en los alrededores de la Sierra pertenecen a familias ricas de la regi贸n, a los campesinos se les ha desplazado hacia los territorios ancestrales protegidos por los cuatro grupos ind铆genas que habitan en la Sierra, agudizando el problema entre ambas comunidades.

A prop贸sito, comenta Daniel Maestre, que los pueblos 鈥渆stamos adelantando di谩logos, resaltando que la pelea no es con nosotros, es con El Cerrej贸n, con las empresas mineras y con los grandes hacendados, ellos son los que tienen la tierra. Nosotros, como ind铆genas, no estamos de acuerdo con las Zonas de Reserva Campesina -ZRC- dentro de nuestros territorios y no porque no queramos a los campesinos, sino porque no tenemos tierras.

Estamos diciendo, 驴por qu茅 no hacer las ZRC con las 4 mil hect谩reas compraron en Bosconia los hijos de Uribe?, es muy bueno hacer una reforma agraria con las tierras de los campesinos, pero si vemos las tierras desde Valledupar hasta San Juan del Cesar hay 5 o 6 due帽os, 驴por qu茅 no hacer una reforma all铆? Pero no, la hacemos donde est谩n los campesinos y los ind铆genas y los ponemos a pelear entre ellos鈥.

A pesar de las diferencias y conflictos entre ambas comunidades, Maestre insisti贸 en que 鈥渆l hecho de juntarnos sirve para crear cosas nuevas. Lo que hace la guerra es separarnos, es muy importante llegar aqu铆 y trabajar a pesar de nuestras diferencias y desconfianzas, en la medida en que se vayan tejiendo lazos de unidad seguiremos llam谩ndonos al dialogo鈥.

Varias voces juntaron su clamor en Valledupar por la paz como derecho fundamental y que implique cambios reales para solucionar las problem谩ticas sociales que enfrenta la regi贸n. En conclusi贸n, seg煤n las palabras del estudiante de la Universidad Popular del Cesar, Luis L贸pez, 鈥渜ueda a partir de aqu铆 la responsabilidad de ser un torrente de pueblos que logre fragmentar las pol铆ticas neoliberales del gobierno de Santos y hacer de nuestra regi贸n un territorio de paz鈥.

CI JG/MP/14/04/16/9:30

http://colombiainforma.info/mov-sociales/pueblos/3226-cumbre-de-paz-en-el-caribe-reafirmo-la-defensa-del-territorio

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.