Cali: Las amenazas siguen

¿Quién quiere que siga la guerra? Insistimos en la construcción de la paz

Comunicado del Congreso de los Pueblos frente a amenazas que hoy circulan en la ciudad de Cali contra miembros de nuestra organización: Sintraunicol, la CUT y SintraEmcali son algunas de las colectividades amenazadas por los paramilitares autodenominados por parte de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia, quienes declaran objetivo militar a lideres sindicalistas de la ciudad.

El avance indudable de la construcción de paz y la solución política al conflicto armado viene levantando ampolla en los amigos de la guerra. La paz con cambios, con justicia social para las comunidades maltratadas, con participación para las comunidades excluidas, incomoda a quienes quieren prolongar la guerra y siguen pensando que la paz es un ejercicio de sometimiento.

En razón de estos avances se vienen intensificando los ataques contra las personas y organizaciones que desde diferentes lugares le aportan a la construcción de paz y nuevo país. Amenazas, asesinatos, señalamientos, empadronamientos, paros armados, movilizaciones en contra del proceso de diálogo, son algunas de la acciones adelantadas.

Las más recientes, son amenazas contra varios líderes y lideresas del Congreso de los Pueblos en la ciudad de Cali, por parte de las Autodefensas Gaitanistas, Clan Usuga o Urabeños. Amenazas que rechazamos con vehemencia, y por las cuales le rogamos y exigimos al gobierno que tome medidas para proteger la vida de las personas que integran nuestro movimiento social y político en todos los rincones del país.

Todas estas acciones hacen parte del repertorio al que acuden los que a veces se hacen llamar Autodefensa Gaitanitas, o enemigos de la restitución de tierras, o enemigos del comunismo. Son la expresión del paramilitarismo, cuya existencia tanto se ha negado, luego del proceso de Justicia y Paz.

Y es que aunque el gobierno nacional ha dicho tener voluntad para adelantar este proceso de paz, se muestra incapaz de contener la arremetida violeta contra los liderazgos de oposición. Se hace necesario preguntarle al presidente, y a los funcionarios de la seguridad, la protección y la paz, qué se esconde detrás de esta inmovilidad del gobierno para proteger a su población, ¿es incapacidad para atajar estas acciones o es falta de voluntad política?

El proceso con la guerrilla que tiene ya dos mesas, más la actividad permanente desde las organizaciones de la sociedad civil reclamando participación y transformaciones de fondo en el país, ha creado un escenario que nos acerca a un escenario de posacuerdos, donde el país tendrá que encaminarse en sendos cambios y transformaciones, en la perspectiva de garantizar condiciones dignas de vida para todo el pueblo colombiano, y no sólo para una pequeña parte.

En contra de estos cambios necesarios, es que se atrincheran quienes se creen “reyezuelos”, como dijo el mismo Juan Camilo Restrepo, exministro de agricultura.

Advertimos que cualquier ataque o agresión contra los congresistas populares en todas partes del país es responsabilidad de la extrema derecha, enemiga declarada del proceso de paz, y cuya voz enarbolan Lafaurie, Uribe, Londoño y Ordoñez. Igualmente responsable es el gobierno nacional por su incapacidad para proteger un proceso de paz, en el que aún no queda claro su compromiso real.

A dos días de conmemorar el día de las víctimas, aun no parece estar fecundo el suelo colombiano, para que germine el árbol de la paz. Juntemos nuestros esfuerzos para abonar esa semilla.

11 de abril de 2016

Congreso de los Pueblos

http://congresodelospueblos.org/item/874-quien-quiere-que-siga-la-guerra-insistimos-en-la-construccion-de-la-paz.html

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *