Exigimos garantias para el retorno a sus tierras…

EXIGIMOS GARANT√ćAS PARA EL RETORNO A SUS TIERRAS DE LA COMUNIDAD DE PITALITO

 

 

jueves, 30 de mayo de 2013

EXIGIMOS GARANT√ćAS PARA EL RETORNO A SUS TIERRAS DE LA COMUNIDAD DE PITALITO

La Coordinaci√≥n Valenciana de Solidaridad con Colombia, la plataforma en la que nos integramos numerosas ONG de Valencia (Espa√Īa) que trabajamos por la defensa de los derechos humanos, expresamos nuestro apoyo y solidaridad a la acci√≥n de retorno a las tierras de la comunidad de la vereda Pitalito, ubicada en jurisdicci√≥n de los municipios de Chimichagua y Curuman√≠ del departamento del Cesar, el cual se realiz√≥ el d√≠a 21 de mayo.

Asimismo, expresamos nuestro respaldo a los abogados que acompa√Īan a la comunidad, al Equipo Jur√≠dico Pueblos y a la Fundaci√≥n Comit√© de Solidaridad con los Presos Pol√≠ticos, los cuales hacen parte del Comit√© de Impulso del MOVICE.

Contexto:

La comunidad de Pitalito fue v√≠ctima de desplazamiento forzado a partir del 24 de junio de 2010, debido a actos violentos en su contra, que han sido atribuidos a miembros del Ej√©rcito Nacional, el Escuadr√≥n M√≥vil Antidisturbios (Esmad) de la Polic√≠a y a un grupo de civiles armados al servicio de Juan Manuel Fern√°ndez de Castro, terrateniente y empresario palmero, due√Īo de la empresa Orlandesca y afiliado a la Federaci√≥n Nacional de Cultivadores de Palma de Aceite (Fedepalma).

Desde esa √©poca del desplazamiento, la comunidad y aquellos que la acompa√Īan han denunciado ser v√≠ctimas de una serie de amenazas, atentados, se√Īalamientos y hostigamientos, entre ellos:

-El 7 de septiembre 2012, el Sr. Jhonel C√°rdenas Castrillo, l√≠der comunitario y de restituci√≥n de tierras que acompa√Īa a la comunidad desplazada de Pitalito, sufri√≥ un atentado contra su vida en el municipio de Curuman√≠ (Cesar), cuando se encontraba cenando en la puerta de su casa junto a sus hijos menores. Hasta el momento, las investigaciones no han presentado ning√ļn resultado concreto y los responsables siguen libres, a pesar de haber sido identificados.

-El 19 de enero 2013, en una reuni√≥n con la Polic√≠a Municipal y miembros del Ej√©rcito, el alcalde actual de Curuman√≠, Henry Alfonso Chac√≥n Amaya, advirti√≥ que hab√≠an ¬ępersonas extra√Īas¬Ľ visitando el pueblo de Santa Isabel, ubicado a 15 minutos de Curuman√≠, para conocer a los habitantes y que la comunidad deb√≠a tener cuidado porque estas personas ten√≠an ¬ęv√≠nculos con la guerrilla¬Ľ. Al parecer se refer√≠a a los abogados que ven√≠an a acompa√Īar la comunidad, miembros del Equipo Jur√≠dico Pueblos y la Fundaci√≥n Comit√© de Solidaridad con los Presos Pol√≠ticos.

-El 9 de mayo 2013 se radicó la solicitud de restitución de tierras en los términos de la Ley de Víctimas (1448 de 2012)  ante la Unidad de Restitución de Tierra de Valledupar. La comunidad realiza el retorno con fundamento en el artículo 66 de la misma ley. 

El gobierno nacional manifiesta estar comprometido con la restitución de tierras en el país y en el reconocimiento de los derechos de los reclamantes; sin embargo, hasta ahora no garantiza la seguridad y la restitución de tierra a la comunidad de Pitalito.

Hechos:

El 21 de mayo se percibió el frecuente tránsito por el territorio, de dos trabajadores del Sr. Juan Manuel Fernández de Castro, responsable del desalojo anterior de la comunidad. Los trabajadores portaban radios de comunicación de frecuencia corta.

‚ÄĘ Ese mismo d√≠a, 21 de mayo, a las 1:40 pm, un grupo de siete miembros del Ej√©rcito Nacional del Batall√≥n Energ√©tico y Vial No. 3, ‚ÄúGeneral Fortul‚ÄĚ de la Brigada Blindada X, al mando del teniente Barajas, rodearon la zona generando temor en la comunidad. Los uniformados quienes permanecieron en el lugar por espacio de una hora, pretendieron tomar fotograf√≠as a las familias asentadas, pero fueron disuadidos por la presencia de acompa√Īantes internacionales.

‚ÄĘ El 22 de mayo, a las 10:45 am, uno de los trabajadores del Sr. Juan Manuel Fern√°ndez de Castro recorri√≥ la zona delimitada por la comunidad tomando fotograf√≠as de los emblemas, pancartas y banderas de la comunidad. Cuando los representantes de las organizaciones nacionales e internacionales presentes all√≠, Brigadas Internacionales de Paz (PBI) y el Observatorio Internacional de Paz (IPO), se acercaron al trabajador preguntando por aquella situaci√≥n, manifest√≥ que era una orden del ¬ępatr√≥n¬Ľ; el Sr. Fern√°ndez de Castro.

‚ÄĘ El 23 de mayo, antes de las 7:00 am,¬† llegaron ocho miembros del Ej√©rcito Nacional motorizados, quienes se presentaron con actitud agresiva como integrantes del BAEV (Batall√≥n Energ√©tico y Vial). Los militares fueron atendidos de nuevo por integrantes de las organizaciones internacionales presentes, quienes intervinieron para evitar que ingresaran al lugar de asentamiento de la comunidad, delimitado como espacio exclusivo de la poblaci√≥n civil. Asimismo los militares se√Īalaron que llegaron all√≠ porque el ‚ÄúProcurador de Paz‚ÄĚ les dijo que hab√≠a recibido una llamada de PBI, en la que le denunciaban que en la zona hab√≠a presencia de hombres armados ‚Äúajenos a ellos‚ÄĚ, informaci√≥n que resulta falsa.

‚ÄĘ El 24 de mayo, hicieron presencia en Pitalito el inspector de la Polic√≠a y el personero del municipio de Chimichagua (Cesar), con el fin de observar lo que sucede en el predio. Al parecer se realiz√≥ en respuesta a una querella presentada por Fern√°ndez de Castro.

Por todo ello,

Exigimos:

A las autoridades locales, departamentales y nacionales proporcionen las garantías suficientes para proteger la vida de los miembros de la comunidad de Pitalito tomando las medidas necesarias para garantizar su seguridad y permanencia en la tierra, asegurándose así las garantías para un retorno pacífico.

COORDINACION VALENCIANA DE SOLIDARIDAD CON COLOMBIA(CEDSALA, CEAR, CEPS, Colectivo Sur Cacarica, Entreiguales, Intersindical Valenciana)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.