La motocicleta y los derechos fundamentales

En Colombia los gobiernos y cada funcionario antes que discriminar la motocicleta como veh√≠culo utilizado para el mal llamado mototaxi, debieran reflexionar sobre la crisis, que padecen cada n√ļcleo familiar, con todos los problemas socios econ√≥micos, que deja a Popay√°n, como herencia la gobernabilidad, de los √ļltimos seis a√Īos ocupando los primeros lugares en desempleo y pobreza.

Como gobierno, como polic√≠as, como coadyuvantes del desarrollo ciudadano antes de adentrarse en el ordenamiento jur√≠dico,¬† que como formato de trabajo,¬† le arroja el gobierno o patr√≥n a cada funcionario, en el municipio, debieran hacer un acto de contrici√≥n, con la mano en el pecho, para determinar al menos que a la relaci√≥n estado, elector o ciudadano se le debe agregar, una cualidad indisoluble de dignidad, los mototrabajadores, exigimos a la Administraci√≥n municipal, implementar pol√≠ticas p√ļblicas que se dirijan a la satisfacci√≥n de necesidades b√°sicas para enfrentar seriamente, los ciclos de pobreza de esta ciudad.

Esta exigencia, que se justifica desde la Constituci√≥n Pol√≠tica de Colombia, se hace m√°s fuerte, cuando se constata de parte de la Alcald√≠a, la destinaci√≥n de generosos recursos p√ļblicos para la adecuaci√≥n est√©tica, en movilidad y seguridad de la ciudad, en detrimento de la inversi√≥n social que debe priorizarse para la garant√≠a de derechos de los m√°s vulnerados.

Antes de reprimir con sus argumentos amparados en la norma deberían plantearse los siguientes interrogantes jurídicos:

1-Donde queda la constitución política de Colombia, ante la violación de los   siguientes derechos fundamentales?

    Derecho a la vida
    Derecho  al trabajo
    Derecho a la libre movilidad.
    Derecho a la intimidad.
    Derecho a la salud.
    Derecho a la educación.
    Derecho a vivienda digna.
    Derecho a la libre empresa.

2-¬ŅSer√°, que con sus actuaciones ponen en riesgo la vida y la salud emocional, mental y espiritual de todo un n√ļcleo familiar?

Esta claro que al estado y sus funcionarios se les a olvidado el articulo 366 de nuestra carta magna, el cual se√Īala como finalidad social del estado, velar por el bienestar general y el mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes, as√≠ mismo establece como objetivo fundamentales del estado ¬īLa soluci√≥n de las necesidades INSATISFECHAS DE LA POBLACION¬ī en especial de la salud, educaci√≥n, saneamiento b√°sico y vivienda digna.

Además de pasar por alto el numeral 13 del pacto internacional de derechos económicos, sociales y culturales, el cual reza: *el estado promoverá condiciones para que la igualdad sea real y efectiva y adoptara medidas en favor de grupos discriminados o marginados, el estado protegerá especialmente a aquellas personas que por su condición económica se encuentren en circunstancias de debilidad manifiesta y sanciona los abusos o maltratos que contra ellas se cometan*.

Cuando hablamos de violación a derechos fundamentales, partimos del hecho de que todo aquello que toma carácter de consumo humano, adquiere como tal la característica de DERECHO FUNDAMENTAL y es susceptible de protección mediante tutela, dado que sin ello se ponen en riesgo los derechos a la vida, salud y la dignidad de las personas.

En este marco se entiende entonces que el estado colombiano, a atravez de sus agentes esta en la obligación de garantizar la dignidad humana, siendo inoponible cualquier argumentación que vaya en contravía de dicho concepto.

3-¬Ņlos funcionarios del estado entienden el concepto de dignidad humana?

No puede pensarse que una persona que no tiene un empleo estable, que no tiene cubierta sus necesidades básicas y que además se le atropella por medio de decretos y de leyes se le esté garantizando su dignidad.

Contrario a lo expuesto por los gobernantes, que no han sido capaces de dar respuesta a las necesidades, de empleo para muchos payaneses, el mal llamado mototaxismo es la √ļnica actividad laboral, con la cual durante los √ļltimos diez a√Īos en Popay√°n cientos de familias han podido solventar su sustento diario y aun con el peyorativo de ilegales han contribuido a engordar los capitales de los propietarios de gr√ļas y parqueaderos que amparados en oscuros convenios con las administraciones y contando con la complicidad de las autoridades de transito se han dedicado a perseguir ferozmente a las clases mas vulnerables, con el d√©bil argumento de que est√°n luchando para garantizar la seguridad en las v√≠as y la seguridad ciudadana.

Prueba de la falta de compromiso social de nuestros padres de la patria, al momento de legislar, est√°n las sumas exorbitantes, que por concepto de multas por mototaxismo, pretenden hacer efectivas por medio de cobros coactivos, pero no se ve la norma por ning√ļn lado, para regular los miles de millones¬† que por cobro de servicio de gr√ļa y parqueadero se est√°n cancelando por parte de los motociclistas en general, pues no hay ni siquiera un formato de recibo que legalice y justifique la destinaci√≥n de estos recursos.

Ni hablar de la carrera contrarreloj que se observa por parte de la polic√≠a de transito para llenar las gr√ļas con motos e irlas a descargar como trofeo al parqueadero violando el articulo 127 de la ley 1383 pues en ninguno de sus literales menciona que se deban hacer inmovilizaciones colectivas, ser√° entonces que en Colombia son interpretadas a conveniencia de los grupos de poder econ√≥mico y no en Favor del pueblo?

Junta Directiva de Mototrabajadores
Popay√°n

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.