RED de Hermandad y Solidaridad con Colombia --- REDHER ----

Font Size

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

No mas atentados: Garantías para la paz!

El Congreso de los Pueblos rechaza de manera vehemente el atentado en contra del compañero miembro de nuestro movimiento social y político  ALFONSO BARON SANCHEZ, presidente de la seccional de SINALTRAINAL en la ciudad de Valledupar e integrante de la mesa departamental de DDHH y territorio en el departamento del Cesar.

Los hechos ocurrieron el día 9 de Febrero del año en curso en horas de la noche, cuando llegaba a su lugar de residencia. El sindicalista fue abordado por sujetos sin identificar que se desplazaban en dos motocicletas, quienes lo intimidaron, amenazaron, le apuntaron con arma de fuego y  posteriormente le dispararon con la fortuna de salir ileso. Ante tal situación es auxiliado por los vecinos del lugar y  los sujetos emprenden la huida.

Alertamos sobre la grave situación que atraviesan los líderes sociales y defensores de derechos humanos en esta región del país, donde de manera constante circulan amenazas que han puesto en riesgo sus vidas e integridad física y en donde recientemente han sido asesinados varios dirigentes sociales. Ello ocurre en un contexto de fortalecimiento del paramilitarismo sin que se observen medidas claras y contundentes por parte de las autoridades para contrarrestar estos grupos.

Estos hechos se suman a la delicada situación que se dio en el año 2016 donde fueron asesinados más de 110 defensores de DDHH y a los asesinatos cometidos en lo que va corrido en el 2017, situación que se agrava ante la impunidad y negación del estado Colombiano que no reconoce la gravedad y sistematicidad de agresiones contra el movimiento social y de derechos humanos en Colombia.

Llamamos y exigimos del gobierno Nacional que se brinden garantías necesarias para los y las defensoras de derechos humanos y se tomen medidas efectivas que logren la protección individual y colectiva para el pleno ejercicio de los derechos políticos de asociación y libertad de expresión de las organizaciones que hacemos parte del movimiento social y popular. Solo si logramos generar espacios de respeto a la diversidad e integridad de las comunidades, podemos hablar de una paz real que nos permita avanzar hacia un país para la vida digna.

 

Bogotá, D.C., 10 de febrero de 2017

Share this post