DECLARACION DE SOLIDARIDAD CON SILOÉ

Las organizaciones abajo firmantes apoyamos la iniciativa de las 72 familias de la Comuna 20 de Santiago de
Cali, que desde el 30 de abril del 2020 empezaron a asentarse en el lote conocido como La Gallera. Nos
preocupa la situación de seguridad de la comunidad asentada allí, ante la amenaza permanente de desalojo
por parte de la Alcaldía de Cali.
Entre las familias que en este momento se ubican en el lote, se encuentran habitantes de Siloé que no cuentan
con una vivienda propia y adecuada, familias indígenas Wounaan desplazadas del Chocó, y, quienes por la
pandemia de Covid-19 y las medidas de aislamiento se vieron obligadas a levantar sus refugios en este terreno
abandonado.
Aclaramos que la protesta pacífica por la defensa del derecho a la vivienda es un acto legítimo. Según la
Declaración Internacional de los Derechos Humanos, cada persona tiene el derecho a una vivienda digna y
adecuada (Artículo 25).
El lote, ubicado en la parte alta de Siloé, donde existía una gallera, demolida hace 15 años por la Administración
municipal con la promesa de la construcción de apartamentos de interés social, lo cual nunca se concretó, se
fue convirtiendo en una escombrera y un basurero. A finales de abril 2020, varias familias del sector limpiaron
el lote y comenzaron a construir sus viviendas.

 

En la madrugada del 16 de mayo de 2020 se presentó un intento de desalojo por parte de agentes de la Policía
Metropolitana y del Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD). Usando sus fuerzas de manera indiscriminada y
arbitraria contra las familias ubicadas en el lote, atacaron con gases lacrimógenos y proyectiles de goma
causando varios heridos y asfixiados, entre ellos menores de edad. La policía y el ESMAD, junto con la
Secretaría de Vivienda de la Alcaldía de Cali, demolieron las casetas, quemaron los enseres de las familias e
incluso se llevaron parte de sus herramientas de construcción.
En conjunto con las diferentes organizaciones nacionales e internacionales de Derechos Humanos presentes
en el terreno, atestiguamos que, dentro del asentamiento permanecen 76 familias con niñas y niños menores
de edad y de primera infancia, varios recién nacidos, mujeres embarazadas y personas de la tercera edad. Los
alojamientos construidos por las familias, levantados en condiciones precarias, fueron destruidos por parte de
la fuerza pública agravando la vulnerabilidad y la situación de esta comunidad. En medio de esta dolorosa
situación hemos sido testigos de la solidaridad refrendada como la ternura de los pueblos, a través de una olla
comunitaria, el levantamiento de una caseta comunal para dar refugios a las y los más necesitados, la
solidaridad y acompañamiento de la vecindad y la comunidad caleña.

 

Rechazamos cualquier acto de desalojo., sobre todo en este momento en que la emergencia producto del Covid-
19, expone a estas familias a una mayor vulnerabilidad en tiempos en que mantenernos en casa, bajo techos
seguros es la propuesta mundial y que lo contrario constataría un acto de violencia estatal estructural que atenta
contra la seguridad, la salud y la dignidad de los y las ciudadanos/as.
Afirmamos el derecho a la vivienda digna y apoyamos a las familias para que puedan quedarse en el lote de La
Gallera hasta que se resuelva su situación de vivienda. Para garantizar lo anterior, es necesario realizar una
mesa de negociación con la comunidad en el sitio con una amplia participación de todas las familias y de
organizaciones sociales y de cooperación internacional como las abajo firmantes.

26 de mayo de 2020.

 

¡La dignidad de los pueblos y comunidades debe ser prioridad!Organizaciones firmantes:
Internacionales:
REDHER – Red de Hermandad y Solidaridad con Colombia, entre otros países en Canadá, EE.UU.,
Italia, España, Bélgica.
ILA – Informationsstelle Lateinamerika (Centro de Información sobre América Latina), Alemania.
iL – Interventionistische Linke, Alemania.
kolko e.V. – Derechos Humanos para Colombia, Alemania.
Kolumbienkampagne, Alemania.
Unidos por la Paz, Alemania.
CEDSALA – Centro de Documentación y Solidaridad con América Latina y África, España.
Komite Internazionalistak, País Vasco, España.
Nacionales:
Congreso de los Pueblos, Colombia.
Ruta Pacífica de Mujeres, Colombia.
Asociación NOMADESC, Cali.
Unión de Ciudadanas de Colombia, Seccional Cali.
Fundación de Derechos Humanos Pasos, Bogotá.
ACIVA – Asociación de Cabildos Indígenas del Valle – Región Pacífico, Valle del Cauca.
ORIVAC – Organización Regional Indígena del Valle del Cauca.
Cabildo Indígena Nasa Valle del Sol, Valle del Cauca.
Colectivo Mujer y Paz, Cali.
Asociación de Mujeres y Hombres de Triana, Valle del Cauca.
Convergencia Nacional por la Paz, Colombia.
ACOMUJER – Asociación Comité de Mujeres Corteras de la Caña, Cali.
Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos, Valle del Cauca.
Corporación para el Desarrollo Regional, Valle del Cauca.
Fundación Casa de Pensamiento Crítico, Cali.
N21 incluyente y participativo, Cali.
Fundación Biodiversidad – Circulo de Pensamiento Ambiental, Cali.
Fundación Huella de Agua, Cali.
FUNDESUMA – Fundación del Sur Occidente y Macizo Colombiano.Secretaría de Paz y DDHH de la Asociación Sindical de Educadores del Valle del Cauca (ASIEVA),
Cali.
Observatorio Uramba, Cali.
Escuela Política Travesías por la Paz y la Equidad de Género, Cali.
Taller Abierto, Centro de Promoción Integral para la Mujer y la Familia, Cali.
Asociación Nacional de Ayudas Solidarias – ANDAS, Pasto.
Fundación Guagua, Cali.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.