Dilan no murió, el Estado lo asesinó

25 nov. Colombia Informa.

Hace unos minutos el Hospital San Ignacio en Bogotá, confirmó la muerte de Dilan Cruz, el joven de 18 años cuya cabeza fue destrozada por una granada aturdidora disparada por un agente del Esmad durante las movilización del 23 de noviembre en el marco del Paro Nacional.

 

Dilan fue impactado en la tarde del sábado durante una movilización que se llevaba a cabo en el centro de la capital colombiana. Los testigos afirman que un agente del Esmad disparó al joven desde una distancia de diez metros, aproximadamente.

Luego de haber ingresado con un trauma craneoencefálico penetrante y un paro cardiorespiratorio, Dilan pasó tres días en cuidados intensivos, tuvo varias cirugías y un coma inducido; sin embargo, esta tarde los médicos del Hospital aseguraron que se encontraba en «estado crítico e irreversible». Apenas unas horas después anunciaron la muerte del joven.

Durante los tres días, los alrededores del hospital estuvieron ocupados por personas que deseaban su recuperación y expresaban la indignación frente a este hecho.

El asesinato de Dilan es el primero que se registra en el marco del Paro Nacional con el cual los colombianos rechazan las políticas económicas, sociales, ambientales, etc, de Iván Duque.

Dilan murió apenas a una semana de graduarse del colegio. Para poder estudiar administración debía pedir un crédito al icetex, motivo por el cual, como miles de jóvenes, exigía una educación pública y de calidad.

Lea también: [En Imágenes] Así va el Paro Nacional desde las distintas ciudades

Histórico de la represión

Según la ONG ‘Temblores’, a lo largo de los 20 años de existencia del Escuadrón Móvil Antidisturbios -Esmad-, habían sido asesinadas 20 personas. A pesar de eso, no hay cifras exactas acerca de la cantidad de agresiones por parte de este Escuadrón hacia manifestantes, estudiantes, campesinos.

Su accionar, enmarcado en el supuesto «restablecimiento del orden público», ha reprimido la protesta social desde 1999. Así, distintas organizaciones sociales y de derechos humanos han exigido en reiteradas ocasiones el desmonte del Esmad, debido a que se contrapone al derecho constitucional a la protesta.

Ahora Dilan es el número 21. Dilan es Nicolás, Juan Camilo, Bertha y es las otras 17 personas que han sido asesinadas por el Esmad. Dilan fue víctima de un Estado que insiste en reprimir al pueblo y es la rabia de quienes permanecen en las calles abanderando la vida ante un gobierno que practica el terrorismo de Estado.

Ante esta noticia, el Paro continúa con mayor fuerza; se han convocado manifestaciones para mañana en distintas ciudades del país. Su rostro materializa la indignación.

Le puede interesar: El Paro continúa: ¡Cacerolazo en contra de la represión policial!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *