Barrio Los Molinos: siembra por el ambiente y la memoria

21 oct Colombia Informa.- El 19 de octubre se realizó una siembra de árboles sobre la quebrada Chiguaza, Bogotá, para recuperar este espacio como biocorredor cultural, así como recordar las memorias sociales, ambientales y culturales del territorio. Las jornadas fueron organizadas por la Escuela Ambiental Kimy y la Alta Consejería para el Derecho de las Víctimas, la Paz y la Reconciliación.

La quebrada de la Chiguaza, que en Muisca significa ‘el río que baja de la montaña‘, se encuentra situada al sur oriente de Bogotá, en el barrio los Molinos; actualmente se encuentra muy deteriorada debido a los daños ambientales que históricamente ha sufrido.

Durante la mañana de sábado se limpió la ribera de la quebrada y se excavaron huecos en los que se plantaron los árboles por voluntarios que participaron. Luego, durante un emotivo acto, se recordó a los 11 jóvenes que en 1985 fueron asesinados por el ejército, en una operación conjunta con el Departamento Administrativo de Seguridad -DAS-, la policía y la Sijin.

El 30 de septiembre de 1985, un comando del movimiento M-19 se tomó un camión repartidor de leche en el barrio San Martín de Loba del sur oriente de Bogotá y comenzó a repartirla. En ese momento la zona fue acordonada por un operativo conjunto en el que intervinieron aproximadamente 500 efectivos de la fuerza pública y asesinaron a los 11 miembros de la insurgencia. Luego, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos -CIDH- emitió un informe en 1997 que determinó que estos «fueron ejecutados arbitraria y sumariamente por agentes de las fuerzas públicas».

Durante la jornada también se reconoció a la naturaleza como víctima del conflicto y en ese sentido es sujeta de derechos y de reparación. En ese sentido, el homenaje de recuerdo no solo pretendía recordar la vida de los fallecidos en aquel momento, sino plantar unos arboles como “semillas que germinaran en el futuro”.

Después se realizó un recorrido a pie desde la hacienda Los Molinos hasta el Parque ‘Entre Nubes’; durante la caminata se contemplaron distintos murales urbanos que conmemoran la masacre de 1985 y la de otros líderes sociales. La jornada terminó con la construcción de una cartografía corporal y del territorio, a partir de los sentires sobre sobre la construcción de la paz, la equidad y justicia ambiental desde la comunidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *