Coronel del ejército condenado por ejecuciones extrajudiciales en Vichada

3, jun. Colombia Informa.-

El coronel Óscar Orlando Gómez Cifuentes fue condenado a 37 años de cárcel por las ejecuciones extrajudiciales de dos jóvenes en el departamento de Vichada. El juez de Puerto Carreño afirmó que las pruebas encontradas no tenían nada en común con una situación de combate real.

Óscar Orlando Gómez Cifuentes fue deportado de Estados Unidos en 2017 y condenado a 37 años de prisión por el asesinato de Mauricio Álvarez Aza y Jhon Jairo Rodríguez en 2006. Los dos jóvenes fueron presentados como miembros de una organización delictiva en Vichada, según la información recolectada por la fiscalía.

El oficial se desempeñaba como comandante del Batallón Efraín Rojas Acevedo y tenía conocimiento de que los dos hombres habían sido asesinados y entregados por el ex comandante paramilitar «Cuchillo» del Ejército Revolucionario Popular Antisubersivo de Colombia -Erpac-.

Le puede interesar: Caso de Dimar Torres: Falsos positivos regresan al Catatumbo http://www.colombiainforma.info/caso-de-dimar-torres-falsos-positivos-regresan-al-catatumbo/

Durante la investigación, testigos del ejército declararon que en diciembre de 2006 se presentó un un combate con una red criminal que extercionaba a comerciantes de la vereda La Catorce. Según describen los hechos, los dos jóvenes se encontraban en una moto y atacaron a los oficiales, razón por la que reaccionaron, dejando como resultado la muerte de Mauricio Álvarez y Jhon Rodríguez.

El juez de Puerto Carreño que emitió la sentencia, cuestionó la forma en que se entregaron las pruebas del supuesto enfrentamiento, así como algunos hechos que no se informaron de forma oportuna. Entre las pruebas no se halló la moto en la que se transportaban los dos hombres, así como tampoco los 141 cartuchos y 40 granadas que utilizaron los militares en la confrontación y que debieron impactar la moto. Sin embargo, se encontró un supuesto radio que uno de los jóvenes asesinados llevaba consigo, el cual nunca se mencionó en los expedientes.

Un uniformado que hizo parte de la operación ese diciembre de 2006, testificó en la fiscalía que los dos hombres asesinados nunca atacaron a las tropas desde una moto, sino que fueron entregados en camionetas pertenecientes a los hombres de alias Cuchillo como “un regalo”, dejando sus cuerpos en el supuesto sitio en el que se registró el combate.

Le puede interesar: Periodista que denunció reaparición de «falsos positivos» tuvo que salir del país http://www.colombiainforma.info/periodista-que-denuncio-reaparicion-de-falsos-positivos-tuvo-que-salir-del-pais/

Las pruebas encontradas y lo dictámenes de balística demostraron que los impactos de bala que las víctimas tenían fueron realizado de abajo hacia arriba, situación nada común en un combate real, según afirma juez del caso en su sentencia.

La organización Opción Jurídica, representante de las familias de las víctimas, aseguró que esta sentencia es sólo un asomo de justicia para el caso, pues los familiares aún esperan que otros miembros del ejército sean investigados y juzgados por el crimen, así como también esperan que los restos de Mauricio Álvarez sean entregados.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *