Catatumbo: Continúa violación sistemática de los DDHH y DIH

16 mar. Colombia Informa.- Un reciente Informe de misión publicado por la Red de Hermandad y Solidaridad con Colombia y el Equipo Jurídico Pueblos, da cuenta de la preocupante situación de derechos humanos que viven las personas que habitan el Catatumbo, así como del incumplimiento a las normas del derecho internacional humanitario en la región.

A partir de los hechos narrados por las comunidades directamente afectadas, en el informe se concluye que existe una alta afectación de las condiciones de existencia de las comunidades campesinas de la región, derivada de la ocupación militar de predios y bienes de la población (viviendas, zonas de cultivo, escuelas), así como del desplazamiento forzado al que son sometidas cada vez un mayor número de familias.

Las organizaciones observadoras señalan que en la región “se han profundizado prácticas que se derivan de la aplicación de la Doctrina del Enemigo Interno, que trasciende los móviles del conflicto armado… Las comunidades son concebidas por la institucionalidad militar, como adversarios u opositores del Estado y los intereses representados en este; y producto de ello, reciben un tratamiento constitutivo tanto de vulneraciones al DIDH como al DIH”.

El informe evidencia además, la grave afectación psicosocial que se está causando en las comunidades, la cual se expresa en sentimientos de frustración, humillación e impotencia y en la incertidumbre frente a su proyecto campesino.

La Misión encontró vulneraciones del derecho a la existencia de las comunidades del Catatumbo, así mismo, a su dignidad y libre circulación. Adicionalmente, conceptuó que se han presentado infracciones al DIH, en especial, de los principios de distinción y proporcionalidad; pues se viene desplegando por parte de las fuerzas armadas, conductas que vinculan a la población de manera directa en el conflicto a través de acciones de inteligencia. Por otro lado, al ocupar sus predios, pone a las familias en alto riesgo de quedar en medio de una confrontación armada. Asimismo, por la utilización indebida de sus armas y artefactos de guerra, al ser activados de manera indiscriminada.

A pesar de la petición elevada por las comunidades del Catatumbo al presidente Duque, en sentido de no militarizar la región; el pie de fuerza en la zona se ha incrementado sustancialmente. Meses más tarde se evidencia, que tal situación ha conllevando una mayor estigmatización y persecución a las comunidades campesinas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *