EL ESPANTO DE HIDROITUANGO

14/02/2019. EDWIN DORIA

Llegué a Hidroituango navegando a pie sobre las tibias cenizas del Rio Cauca, que se resiste a morir de la mano violenta del Espanto de Hidroituango.

En la travesía solo me acompañaban las entristecidas noche del desastre ecologico y humano ocasionado por el Espanto que cabalga con miles muerte de hombres, mujeres y diversas especies vegetales y animales; desde Antioquia hasta la
Mojana sucreña y la depresión Momposina.

Cuentan los anfibios pobladores que aun resisten, que el Espanto de Hidroituango de crimenes impunes, tiene su origen en la Antioquia feudal de las postrimeria del siglo XX y está hecho de EPM (Empresarios-Politicos-Mercenarios)

Este falso mito, según los mismos pobladores, hace su aparición, coicidencialmete desde que se fragua el macabro plan de asesinar el Rio Cauca y en su reemplazo construir la Represa de Ituango.

El Espanto pasa como una sombra complice sobre las narices de autioridades civiles, militares y religiosas y pasea como lo hiciere Pedro por su casa en la rivera del Rio Cauca y parte del Magdalena, sin que nadie lo notase, generando hambruna, sequia, deforestacion, muertes violentas, desaplazamiento forzado desapariciones a moradores y opositores al siniestro Plan.

Durante mi presencia en la agonia del Rio Cauca observaba, como de las grietas de las rocas, de las bovedas hechas de escombro, tierra y lodo putrefacto, salian almas en pena a unirse con otras victimas provenientes de las masacres del Aro, la Granja, Ituango a continuar luchando junto con gente de carne y hueso contra el Espanto de Hidroituango, que en un acto desesperado intenta mientras dormimos limpiar la memoria del Rio Cauca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *