Campesinos en Casanare reclaman que cumpla la Frontera Energy

Del 2 al 5 de Agosto acompañamos con ASONALCA una reunión en la vereda la Venturosa, municipio de Trinidad en Casanare. En ella participaron la comunidad, policía, personero municipal, sijin, inspector de policía, representante de la alcaldía, ASONALCA, La Red y el responsable de seguridad de la compañía, aunque este último no quiso participar como representante , manifestó solo estar allí para que terminara la manifestación.

La propietaria del pozo en cuestión es la Frontera Energy ( de capital mayoritariamente canadiense) , antigua Pacific Rubiales. El malestar de la comunidad es por el reiterado incumplimiento de los acuerdos firmados en la concesión del derecho de explotación. La compañía se comprometía al mantenimiento de las vías en buen estado, reforestación de un número determinado de hectáreas en función de las que deforestara por las necesidades del trabajo en el pozo petrolífero, inversiones sociales en la comunidad, etc.

Antes de manifestarse pacíficamente ante las instalaciones de la empresa, la comunidad, durante años, ha venido interponiendo numerosas demandas ante la administración. En muchos casos la resolución ha sido favorable, pero siempre en última instancia se falló en contra o la empresa no atendió las demandas.

Cansados de los incumplimientos es cuando deciden tomar medidas de presión dificultando la circulación de las 25 tracto mulas que diariamente transportan el crudo hasta los depósitos o a los puertos de salida. Solicitan una reunión con la empresa pero con interlocutores con capacidad de decisión, no como hasta ahora que los que enviaron cuando hay que firmar lo acordado dicen no tener potestad para ello.

La comunidad tiene preparado un pliego de peticiones para negociar y quedan a la espera de que se fije fecha para sentarse a la mesa y que de una vez Frontera Energy cumpla. El Alcalde se comprometió a tratar con la compañía para que se siente a negociar y ejercer de moderador en la sede municipal. La comunidad acepto la gestión en lo referente a buscar el encuentro pero no su papel de moderador ni el lugar de reunión, quieren que sea en las veredas delante de todos y con un moderador neutral.

Tienen la experiencia de otras negociaciones en las que se llega a arreglos a espaldas de la población y no quieren que se repita la experiencia.

Todo esto se desarrolla en una región muy castigada por el paramilitarismo, los horrores que han tenido que soportar son terribles: masacres, desapariciones, descuartizamientos, torturas y todo tipo de abusos imaginables. No muy lejos de la vereda , actualmente hay una finca de recreo que en su día fue base paramilitar donde criaban caimanes. Muchas víctimas fueron arrojadas vivas maniatadas para que estos los devoraran. Algunos paramilitares murieron pero muchos que se desmovilizaron siguen viviendo en la zona. Por todo ello es normal que la gente tenga miedo a movilizarse, pero poco a poco se va recuperando el tejido social.

Es admirable que después de lo que han vivido tengan la valentía de salir y volver a organizarse para reclamar sus derechos frente a la multinacional canadiense.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *