Un día en la Escuela del MST

 
La Escuela Florestan Fernandes se inauguró en enero de 2005 a partir de un proyecto que nació en 1990. Aunque fue en 1996, tras la masacre de Eldorado dos Carajás, en la que diecinueve campesinos del MST resultaron muertos y otros 46 heridos por la policía militar del Estado de Pará, cuando se decide crear un espacio físico para centralizar un proyecto de formación.

Entonces se inicia una gran campaña internacional de recogida de fondos para el proyecto. Ya desde su construcción se trató de un proyecto peculiar. Participaron en esa labor 1.200 militantes del MST de todos los Estados de Brasil que, mediante trabajo voluntario, le dedicaron periodos de tres meses convirtiendo esa labor en un proceso pedagógico de compromiso y solidaridad. Cinco años después más de dos mil personas han pasado por este centro para entregar voluntaria y desinteresadamente su trabajo.

Se eligió Sao Paulo por tratarse de un centro universitario. El objetivo era crear un espacio de educación y formación para el MST, donde se conjugase el debate y la academia. De modo que se acumulase experiencia al tiempo que se incorporan conocimientos académicos. Hoy se imparten allí cursos, como el que hemos podido observar durante nuestra visita, de Teoría Política Latinoamericana, que dura cuatro meses y cuenta con 80 alumnos de diferentes países. O un seminario sobre Rosa Luxemburgo. Al año pasan por la escuela 3.000 personas entre alumnos y profesores.

Hoy los responsables de la Escuela tienen claro que ya no pertenece sólo al MST sino a otras organizaciones con las que comparten ideas y principios. De hecho, no sólo gran cantidad del alumnado no pertenece a este movimiento, ni siquiera son brasileños, sino que un 30 % de los profesores tampoco lo son, se trata de amigos de la organización y del proyecto que colaboran desinteresadamente.

Las temáticas de estudio son diversas. Desde pedagogía a agronomía, pero también teoría política, educación de campo, economía. Existen lo que denominan cuatro núcleos o ámbitos: De cursos libres, de Cursos Técnicos, de Graduación y de Especialización o Posgrado. Estos últimos en convenio con varias universidades, lo que les permite acceder a recursos del gobierno federal. En total se contabilizan aproximadamente cincuenta cursos, algunos desarrollados por todo el territorio brasileño, también por el MST. Su método pedagógico se fundamenta en la alternancia entre educación y trabajo, de forma que se contemplan 60 días de clases lectivas y otras sesenta de trabajo comunitario.

Las instalaciones de la escuela la integran un edificio pedagógico formado por tres salas con capacidad para 210 personas, el auditorio Rosa Luxemburgo para 200 personas, otros dos auditorios para cien asistentes, una biblioteca con 40.000 títulos y una sala de informática. La Escuela tiene capacidad para alojar en régimen de internado a doscientas personas en cuatro edificios y un comedor para 400 personas. Cuenta también con un guardería para atender a los hijos de las alumnas de modo que se pueda favorecer la participación de las mujeres.

Todos los que trabajan en la Escuela son militantes del MST que lo hacen de forma voluntaria, son unas 28 personas destinadas a la escuela por un periodo de dos años. En cuanto a los cargos directivos, son colegiados, no existe una jerarquía de director o presidente, sino un equipo directivo.

La selección de los alumnos que no son miembros del MST corresponde a las organizaciones a las que pertenecen en su país, son éstas las que asumen los gastos del pasaje y de los gastos personales. El objetivo es que los estudiantes procedan de países del Tercer Mundo, con especial atención a América Latina y África. (Tomado de ALAI)

 

 

 

 

Biblioteca

 

Imprenta

 

Salon Comedor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *