A diez días del paro nacional agrario

el Estado sigue sin reconocer las justas exigencias del campesinado colombiano.

Desde el 19 de agosto, diferentes sectores organizados se han movilizado en todo el país para exigir al Estado colombiano el desmonte de la estrategia de agresión contra el pueblo, representada en el despojo de los territorios de los campesinos entregándoselos a las empresas transnacionales para la implementación de mega proyectos mineroenergéticos, recorte de garantías laborales, militarización de la vida cotidiana, acomodación de la legislación nacional para vulnerar los derechos humanos conseguidos con históricas luchas del pueblo.

A estas justas manifestaciones se han unido las organizaciones del Movimiento Político de Masas Social y Popular del Centro Oriente de Colombia, quienes en los departamentos de Boyacá, Casanare, Santander, Norte de Santander, Arauca, Meta y Cundinamarca, han desarrollado de manera pacífica marchas, plantones, cacerolazos, tomas culturales, como forma de declarar su inconformidad y rechazo a la crisis social, humanitaria y ambiental sufrida como consecuencia de la presencia de empresas transnacionales en el territorio.

En respuesta el Estado colombiano ha arremetido contra los manifestantes, sus organizaciones y sus dirigentes, estigmatizándolos en el sentido de pertenecer a las organizaciones rebeldes que operan en el país para deslegitimar las acciones de protesta y justificar las detenciones, judicializaciones y asesinatos de los campesinos y campesinas que en ella participan; infiltrando las movilizaciones para fotografiar, filmar y amenazar a los reclamantes; así mismo han allanado ilegal y arbitrariamente las viviendas de los labriegos y torturado y golpeado salvajemente a los promotores de estas acciones de masas.

Por lo anterior las organizaciones de derechos humanos del Centro Oriente de Colombia rechazamos estas acciones del Estado que vulneran gravemente los derechos fundamentales de las mujeres y hombres campesinos, obreros, estudiantes, transportadores movilizados en el marco del Paro Nacional Agrario.

Exigimos al Estado colombiano atender las justas reclamaciones que el pueblo viene haciendo históricamente con el ánimo de mejorar las condiciones de vida digna en los campos y ciudades el país.
Exigimos a las empresas transnacionales parar con el despojo al pueblo colombiano saliendo de nuestros territorios y respondiendo por los crímenes cometidos.

Exigimos a los organismos de justicia y control del Estado investigar de manera seria y oportuna los atropellos hechos por la fuerza pública contra los participantes en las diferentes movilizaciones, aplicando sanciones ejemplares que lleve a garantizar que nunca más se cometerán este tipo de crímenes.

Llamamos a los organismos defensores de derechos humanos del orden nacional e internacional a continuar desarrollando la labor de seguimiento a la situación, y exigir al Estado colombiano el cumplimiento de sus compromisos internos e internacionales en materia de derechos humanos y Derechos Internacional Humanitario.

Por último nos solidarizamos con el pueblo colombiano movilizado en exigencia de sus derechos fundamentales.

POR LA DEFENSA DE LA VIDA, LOS DERECHOS HUMANOS Y LA PERMANENCIA EN EL TERRITORIO.

FUNDACIÓN DE DERECHOS HUMANOS JOEL SIERRA (Seccional Cocuy, Santander, Arauca)
CORPORACIÓN CHOAPO
CORPORACIÓN SOCIAL PARA LA ASESORIA Y CAPACITACIÓN COMUNITARIA –COSPACC-
FUNDACIÓN DE DERECHOS HUMANOS PASOS
 
NUESTRA ACCIÓN ES LEGAL Y LEGÍTIMA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.