Arauca: Fuerza pública continua hostigando a las comunidades movilizadas

Un saludo afectuoso y efusivo a la comunidad regional, nacional e internacional, a nuestro pueblo movilizado en diferentes sitios de la geografía Araucana, en el marco de la movilización pacífica de exigencia a las transnacionales y el Estado Colombiano. A todos estos hombres y mujeres un reconocimiento público en esta página en la historia que construimos al calor de la resistencia activa, por la dignidad del ser humano.

Hemos dicho que la palabra empeñada debe ser la identidad del buen criterio en las relaciones sociales y políticas de los seres humanos; ejemplo de ello es que el carácter pacífico de nuestra manifestación de protesta se mantiene, que mientras el Gobierno nacional hace uso de los conductos regulares para el establecimiento del decreto, de nuestra parte no incrementaríamos la acción social, hemos dicho, no queremos convocar a paro cívico general indefinido; que eso no ocurrirá si se nos respeta la libertad y la integridad física de los movilizados y los voceros, y se cumpla con las exigencias hechas.

A pesar del compromiso público del gobierno en la reunión del 28 de enero, en presencia del comandante del departamento de Policía Arauca, Coronel Wilson Bravo Cárdenas, en términos de la no agresión a los movilizados, la fuerza pública continúa hostigando y agrediendo no solo a quienes de manera pacífica se encuentran concentrados, sino a los dirigentes de las organizaciones sociales; es el caso de nuestro compañero Joaquín Alviárez Henao, Presidente Municipal de ASOJER Saravena, quien en la tarde de ayer 31 de enero de 2013, fue retenido en inmediaciones de la plaza de mercado de este municipio, supuestamente por indocumentado.

Ante nuestro oportuno reclamo, la policía de Saravena argumentó que ha sido retenido porque a través de una llamada les informaron que estaba cobrando una extorción.

Además de la detención arbitraria y vil calumnia contra el joven dirigente, la policía lo deja en la Estación y se regresa a una casa donde el joven dejó guardada una cámara fotográfica propiedad del periódico Trochando Sin Fronteras, medio de comunicación escrita de nuestro movimiento político de masas de las organizaciones sociales del centro oriente de Colombia, equipo que contiene imágenes de las concentraciones de la jornada pacífica; material que fue manipulado, manoseado y vaya ver si hasta copiado sin saber para qué fines.

A este hecho se suma lo ocurrido la noche del 29 de enero, cuando un miembro del ejército nacional, de civil, portando un arma corta y conduciendo un camión de propiedad de esa institución militar, violentó la guardia cívica de la concentración en Todos los Santos del municipio de Arauca haciendo caso omiso a la señal de pare, generando alerta en la comunidad movilizada quienes en su reacción lo inmovilizaron y le decomisaron el arma para evitar consecuencias mayores; y los constantes hostigamientos del ejército nacional que se movilizan en las tanquetas sobre la vía Fortul-Tame, quienes en el sitio El Tigre, han llegado y fotografiado a los manifestantes, y por último, la noche del 30 de Enero, una de las tanquetas que escoltaba cinco buses de la empresa libertadores que transitaban por el lugar, se adentro hasta donde se alojan los miembros de la comunidad movilizada generando intimidación y zozobra.

Lo anterior no tiene para nosotros explicación distinta a la de querer sabotear el carácter pacífico de nuestra jornada, por ello, seguimos insistiendo en calificar todo hecho fastidioso y hostil por parte del Estado Colombiano y sus efectivos de seguridad y las transnacionales, como una provocación y un irrespeto contra el carácter de la movilización y que si llegamos a intensificar la movilización pacífica o realizar una convocatoria a paro cívico general, es por presión del mismo Estado Colombiano y sus aliados las transnacionales.

POR UNA COLOMBIA LIBRE Y SOBERANA….UNIDAD Y LUCHA

MOVIMIENTO POLÍTICO DE MASAS DE LAS ORGANIZACIONES SOCIALES DEL CENTRO ORIENTE DE COLOMBIA    

 
Comité Ejecutivo Regional
Fundación de DD.HH. Joel Sierra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *