Cinco muertes violentas en Saravena agravan la crisis social humanitaria

El alto número de muertes violentas ha venido generando intranquilidad en los pobladores de departamento de Arauca, especialmente del municipio de Saravena donde en los últimos 10 días se produjeron seis homicidios, cinco de ellos en menos de 24 horas.

 El 19 de septiembre, en el Barrio 20 de Julio de Saravena, a las 10:30 a.m., fue asesinado con impactos de arma de fuego el señor Rodrigo  Cardona Amariles.

Este mismo día fueron traídos de la vereda El Remolino los cuerpos sin vida de los hermanos Servio Tulio y Luis Felipe Méndez Quintero, residentes del Barrio José Vicente de Saravena y naturales de San Francisco Cundinamarca

El 18 de septiembre, fueron asesinados en la carrera 16 entre calles 21 y 22 de Saravena, el dirigente político del partido liberal, Juan   Manuel Mogollon Reyes , quien se había desempeñado como alcalde del munciipio de Saravena, candidato a la cámara de representantes y en la última contienda electoral regional presentó su nombre como candidato a la gobernación de Arauca,  y el Docente Jose Eder Gomez Mina miembro de la Asociación de Educadores de Arauca ASEDAR, quien prestaba sus servicios como profesor de la Concentración Seis de Octubre y que por su carisma y dedicación no solo a la docencia sino también al deporte se había ganado el reconocimiento, respeto y cariño del pueblo del sarare.

15 de septiembre, fue asesinado Jahir Osorio Moreno, de 25 años de edad, y de profesión mecánico. El hecho ocurrió a las 3:30 p.m., en la vereda Nuevo Horizonte del municipio de Fortul.

El 8 de septiembre, fue asesinado Isnardo Enrrique Guarin de 33 años de edad, quien se desempeñaba como administrador del Bar El Palermo en el Barrio Cochise del municipio de Saravena.

A pesar de todas las exigencias hechas desde el movimiento social araucano para que se proteja la vida e integridad de las personas, por encima de los intereses económicos de las petroleras, la oleada de violencia sigue generando muertes, dejando luto y dolor en familias araucanas.

Una vez más exigimos a las autoridades de justicia del Estado colombiano esclarecer estos hechos para que no queden en la impunidad; así mismo exhortamos para que se tomen las medidas de protección de los dirigentes sociales y pobladores del departamento.

A los actores del conflicto que es su obligación legal y ética dejar por fuera de éste a la población civil, sus organizaciones sociales y sus dirigentes.

Por la defensa de la vida, los derechos humanos y la permanencia en el territorio

Fundación de derechos humanos Joel Sierra

Nuestra acción social es legal y legitima

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *