Alarmante situación humanitaria en Nariño

El comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos CPDH-Nariño, manifiesta a la comunidad internacional, nacional y autoridades la grave situación de seguridad por la que atraviesan las comunidades negras, indígenas y campesinas de los Municipios de Ipiales, Tumaco y Cumbitara.

Hechos:

Municipio de Cumbitara

1.Por informaciones recibidas mediante comunicado de COPDICONC; El domingo 11 de septiembre,  un grupo de aproximadamente 30 paramilitares de los Rastrojos, usando prendas privativas de las fuerzas Militares, con distintivos alusivos al Batallón José Hilario Lopez del Cauca y Batallón Boyacá de Nariño, quienes portaban armas de largo alcance incursionaron  en la vereda de Pesquería, corregimiento de Sidón, municipio de Cumbitara, atemorizando a la población que participaba en el Festival Comunitario.

2.Este grupo reunió a los dueños de las lanchas y motoristas que se encontraban en el lugar  y los obligaron  a trasladarse al corregimiento de Sánchez, reteniendo a un total de quince (15) personas (3 mujeres,  9 motoristas, y 3 personas que se encontraban participando del festival).

3.El 12 de Septiembre, este grupo paramilitar reunió a la comunidad residente en el Corregimiento  de Sidón exigiendo a tres personas retenidas el día anterior, que señalaran a los  miembros o colaboradores de las FARC, dos de ellos, quienes respondían a los nombres de Daniel García, agricultor de 19 años de edad, y Harrison, de 32 años, fueron asesinados con machete, desmembrados y lanzados al Río Patía; las otras personas detenidas aún se encuentran desaparecidas.
4.La Defensoría del Pueblo Nariño alertó previamente sobre la situación de riesgo por la presencia paramilitar en los municipios de la cordillera, en nota de seguimiento 017 del 7 de julio del presente año, sin embargo hasta el momento no se han tomado medidas por parte del Estado ocurriendo contínuas violaciones a pesar de la cercanía en que se encuentra asentado el Ejército

Municipio de Tumaco
 
5.El 9 de Septiembre de 2011, durante el trayecto marítimo entre Tumaco y Francisco Pizarro fueron secuestradas 24 personas entre las que se encuentran 6 niños y 18 personas entre pescadores y campesinos, hasta la fecha se conoce del regreso de 18 personas que están siendo atendidas por las autoridades;  sin embargo se desconoce la situación de 4 personas que permanecen desaparecidas.

Municipio de Ipiales

6.El 13 de septiembre de 2011,  La Mesa de Salud del Pueblo Indígena de los Pastos, denuncia el asesinato del Indígena Gilberto Zuñiga Tenganan, médico tradicional y dirigente; quién venía acompañando la construcción del sistema de salud propia del pueblo Pasto. El asesinato se produjo en su residencia en el sector Urbano, Barrio el Centenario del Municipio de Ipiales, hasta el momento se  desconoce los autores de este crímen.

Los hechos denunciados son solo una muestra de la situación de derechos humanos que vive el departamento de Nariño, afectando  las comunidades indígenas, negras, campesinas y la población civil en general, mientras el Estado mantiene negligencia e impunidad sobre la sistemática victimización, por lo cual, hacemos responsable al Estado Colombiano por la vida y la integridad personal de las víctimas y los familiares de quienes aún se encuentran en manos de grupos paramilitares.

Además. es de gran preocupación para el CPDH Nariño que los organismos encargados de la protección de la ciudadanía no cumplan con su papel y pongan en riesgo a la población; en este sentido es necesario denunciar las relaciones de connivencia entre la fuerza pública y grupos paramilitares, como ocurre en la zona de la cordillera; además, la vinculación de mandos de las fuerzas militares, de Policía e Inteligencia del Estado en procesos judiciales por su relación con el narcotráfico, grupos armados ilegales y  ejecuciones extrajudiciales.

Dos mandos del Ejército adscritos al Batallón Batalla de Boyacá, un Comandante de la Policía de Nariño y un Director del DAS,  con sede en Tumaco fueron vinculados por paramilitarismo y acciones en contra de la población civil. Además de la gran cantidad de oficiales, suboficiales y soldados, Policías y miembros de DAS, que están siendo investigados y en algunos casos capturados por hechos de violación a los Derechos Humanos e Infracción al Derecho Internacional Humanitario en el Departamento de Nariño.

Hacemos  un llamado   a la  justicia  en  cabeza  de la  Fiscalía  general  de  la nación, para  que  tome  con  reserva  de inventario, los  informes  investigativos y  demás   tareas  adelantadas  por  éstos  funcionarios,  en  especial   las  actividades  de  inteligencia, pues no  pocas  veces  se ha  utilizado  la judicialización y  expedición de  informes  investigativos  para   perseguir  líderes  sociales  o  defensores  de  derechos humanos, como  bien lo  pudo corroborar  el  CPDH con  algunos de  sus integrantes, temor  que  se  verifica  por las  relaciones  señaladas  entre  cuerpos  de  inteligencia y  fuerza pública  con grupos paramilitares; razones estas que determinan la falta de credibilidad en la institucionalidad para adelantar denuncias pertinentes o solicitar protección de las mismas.  

Ante estos acontecimientos exigimos al Estado Colombiano:

1.Enfrentar de manera decidida y acabar los grupos paramilitares que operan en Nariño indistintamente de la forma como se denominen.

2.Acoger sin estigmatizar las comunidades; las informaciones  y realizar las respectivas investigaciones sobre las supuestas relaciones de miembros de Fuerzas Militares, de Policía y Seguridad del Estado, con grupos paramilitares que operan en el Departamento.

3.Protección a la vida e integridad de las comunidades de Tumaco, Cumbitara y la comunidad indígena de los Pastos, sobre los hechos aquí  mencionados.

4.A Defensoría del Pueblo, hacer el seguimiento respectivo sobre las denuncias realizadas, para que estos hechos no queden en la impunidad.

5.A Fiscalía y Ministerio Público para que realicen las investigaciones pertinentes y se dé ejemplar castigo a los culpables (materiales e intelectuales).

Solicitamos a la comunidad internacional:

Acompañamiento permanente a las comunidades afectadas, seguimiento a las actuaciones institucionales, denuncia de las violaciones de derechos humanos e infracciones al DIH y respaldo a la labor de los defensores de derechos humanos y líderes sociales del departamento.

San Juan de pasto, Septiembre 15 de 2011

COMITÉ PERMANENTE POR LA DEFENSA DE LOS DERECHOS HUMANOS – CPDH-Nariño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *