Hostigamientos a movilización pacífica de campesinos y pequeños mineros del Sur de Bolivar

Desde el 1° de septiembre campesinos y pequeños mineros, pobladores de diferentes municipios del Sur de Bolívar adelantamos una jornada de movilización en el municipio Arenal. Los pobladores que participamos de la acción exigimos del gobierno nacional la convocatoria inmediata de la Mesa de Interlocución, espacio concertado entre comunidades y gobierno nacional en el año 2005 para discutir la problemática regional y generar soluciones y compromisos estatales en función de mejorar las condiciones de vida de quienes habitamos en la región. Como medida complementaria de presión hemos decidido controlar las vías de acceso y salida de la cabecera del municipio de Arenal hacia otros municipios y departamentos.

Desafortunadamente durante los dos primeros días de esta jornada de movilización, hemos sido víctimas de diferentes hechos de hostigamientos y presiones por parte de miembros de la policía nacional principalmente y de otros actores.

Los hechos que se han presentado son los siguientes:

1.El día 2 de septiembre, miembros de la policía nacional que a pesar de conocer la determinación de las comunidades de control sobre las vías y la salida e ingreso de personas, intentaron transportar en motos de la institución a civiles que pretendían salir de municipio. Ante el reclamo de quiénes participamos de la jornada y la negativa a dejarlos pasar, los policías profirieron amenazas veladas contra una de las personas que los acusó de varios crímenes contra la población, al señalarle el policía con las manos que lo “llevaría entre ojos”.

2.El día 2 de septiembre un sujeto de nombre Luís Ángel, administrador de varias retroexcavadoras, maltrató verbalmente a algunas de las personas que participamos de la jornada por no concedérsele permiso para transportar combustible destinado a las retros que él administra, insultándolos y diciéndoles reiteradamente que por eso “duran poco y los matan ligerito”. Así mismo al intentar pasar a la fuerza por uno de los puestos de control instalados por los marchistas, se hizo acompañar por un sujeto que portaba un arma de fuego y que, dicen habitantes de Arenal, fue escolta del alcalde del municipio.

3.El día 2 de septiembre aproximadamente a las 11:00 de la noche, policías motorizados intentaron cruzar por el sitio donde tenemos nuestras carpas para descansar. Al preguntarles el motivo de su presencia allí dijeron que iban a realizar un registro, a lo cual nos negamos. Después de discutir un rato los policías se retiraron; aproximadamente 5 minutos después de retirarse los agentes, se fue la luz en el sector donde nos encontramos y pocos minutos más tarde un lote de ganado de aproximadamente 80 reses fue arriado contra el sitio donde nos encontramos. Afortunadamente quienes se encontraban allí en ese momento alcanzaron a resguardarse y no hubo ningún accidente que lamentar. Por informaciones posteriores obtenidas de pobladores del municipio hemos sabido que los agentes instigaron un grupo de jóvenes para que azuzaran el ganado y lo mandaran contra los manifestantes.

4.Otro hecho que hemos podido constatar, es el negocio que los agentes de la policía nacional destacados en el municipio de Arenal tienen con quiénes administran las retroexcavadoras. Como el transporte de combustible destinado a estas máquinas está restringido, los policías llegan hasta los puntos de desembarco del combustible y a cambio de una cuota permiten el paso de éste sin ningún problema. Ante nuestra posición de no permitir el transporte de combustible destinado a las retros, la policía ha manifestado malestar. Esta situación se presenta también en los municipios de Rioviejo, Norosí, etc.

Es de anotar que los casos antes enumerados son los más graves, pero no son los únicos. La policía de manera permanente ha intentado provocarnos con sus patrullajes, sus insultos velados y su permanente molestia abiertamente manifiesta contra la jornada que estamos realizando.

Arenal, septiembre 3 de 2011

Comisión de Interlocución del Sur de Bolívar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *