Denuncia Pública por explosiones en Saravena-Arauca

La fundación de derechos humanos Joel Sierra, en cumplimiento de su misión de defensa, protección y promoción de los derechos humanos y las normas del Derechos Internacionalmente Humanitario, denunciamos ante la opinión pública regional, nacional e internacional los hechos acontecidos durante el fin de semana en el departamento de Arauca y que generaron temor a los pobladores al igual que daños físicos y psicológicos, y deterioro del patrimonio de los araucanos.

En la noche del viernes 2 de septiembre, fueron activados siete artefactos explosivos en diferentes puntos donde se encontraban instaladas cámaras de seguridad en la ciudad de Saravena. Varias de ellas generaron además de la destrucción de los postes y los dispositivos de video, lesiones físicas a una persona de la población civil y daños a las viviendas aledañas y algunos vehículos que se encontraban estacionados cerca de estos lugares.    

El 4 de septiembre, en el sector de Corocito municipio de Tame, fue incinerado un automotor tipo tractomula, que transportaba un cargamento de pavimento hacia la ciudad de Saravena. El hecho lo cometieron según informes periodísticos, cuatro sujetos armados que se movilizaban en tres motocicletas vistiendo prendas particulares y salieron a la vía, intimidaron al conductor y sus acompañantes, y procedieron a quemar el vehículo.

Es evidente la crisis social humanitaria por la que atravesamos en el departamento, y que desde sus inicios las organizaciones sociales de Arauca y ésta fundación hemos venido denunciando, haciendo llamados a las autoridades civiles, militares y a las organizaciones rebeldes, y abriendo escenarios de discusión e interlocución con el ánimo de proponer salidas a la misma, sin embargo éstos espacios han sido ignorados por las instituciones y pareciera que nuestros llamados no tuvieran eco, mientras tanto la situación cada día se agudiza más.

Ante estos hechos vale la pena hacer una reflexión sobre las acciones y recursos que se invierten a diario para supuestamente garantizar la seguridad de los colombianos y en este caso a los araucanos y que definitivamente son los fines esenciales del Estado, pues no tiene justificación que a pesar de dicha inversión, se coloquen siete artefactos explosivos sin que se hayan tomado las medidas para prevenirlo.

Reiteramos nuestro llamado a los actores del conflicto armado para que se transiten caminos de solución política al mismo, con la superación de las causas estructurales que lo generaron y lo mantienen, mientras esto sucede se tomen las medidas necesarias para la protección de la población civil y sus bienes.

POR LA DEFENSA DE LA VIDA, LOS DERECHOS HUMANOS Y LA PERMANENCIA EN EL TERRITORIO

FUNDACIÓN DE DERECHOS HUMANOS JOEL SIERRA

NUESTRA ACCIÓN SOCIAL ES LEGAL Y LEGÍTIMA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *