Se presenta en el Cabildo abierta de Saravena, dirigente buscada por la Fiscalía y la Interpol.

La Fiscalía General de la Nación en Colombia tiene a Ariela Gelvis Quintero, reconocida dirigente social de Arauca, en una lista y en un afiche junto a otras 19 personas, acusada de rebelión, concierto para delinquir y terrorismo. Todas esas personas tienen orden de detención en Colombia y en otros 187 países, pues se emitió esa orden en la entidad acusadora y en la Interpol. Desde el Coliseo Simón Bolívar de Saravena, en el departamento colombiano de Arauca, tres mil personas marcharon hacia la Fiscalía exigiendo justicia por los casos de falsos positivos judiciales.

La Fiscalía General de la Nación en Colombia tiene a Ariela Gelvis Quintero, reconocida dirigente social de Arauca, en una lista y en un afiche junto a otras 19 personas, acusada de rebelión, concierto para delinquir y terrorismo. Todas esas personas tienen orden de detención en Colombia y en otros 187 países, pues se emitió esa orden en la entidad acusadora y en la Interpol.

Así titularon esa noticia algunos medios de comunicación: «19 presuntos guerrilleros y un extorsionista de Arauca ahora son buscados por la Interpol (17 de mayo de 2011) » (Llanera.com) y señalan que “entre los que se destacan con circular azul, está Ariela Gelvis Quintero, quien al parecer, es miembro del Eln, y a la vez fue gerente de la ECAAAS [Empresa Comunitaria de Acueducto, Alcantarillado y Aseo de Arauca] en Saravena, hasta el pasado 24 de enero de 2010 ».

Esta situación marcó la última parte del Cabildo Abierto convocado en el municipio de Saravena, en Arauca. Cuando estaba terminando el evento hubo algo inesperado. En el micrófono, alguien dijo: “al finalizar este cabildo por los derechos humanos, la justicia y la vida nos corresponde culminarlo con un acto de dignidad”, y convocó al personero municipal de Saravena, a la representante por Colombia en el Parlamento Andino y a la defensora del Pueblo. Entonces anunció: “Ariela Gelvis Quintero, en acto de soberana voluntad, se presenta ante las autoridades que en este momentos nos acompañan, para develar la orden de captura que emitió la Fiscalía General de la Nación contra imputaciones que deshonran su dignidad y generan injustica”.

«Aquí estoy. Me tendrán que comprobar que soy terrorista»

«Muy buenas tardes a toda la comunidad aquí reunida –comenzó a decir Ariela Gelvis –, a los invitados especiales y a los que no pudieron venir pero que de igual forma nos escuchan. Primero quiero darle gracias a Dios y a las organizaciones sociales por este espacio. Mi nombre es Ariela Gelvis Quintero y estoy acá porque quiero ponerme a disposición de la Fiscalía.

«Como todos ustedes saben tengo una orden de captura, no sólo en Colombia, sino en 187 países más, por rebelión, por concierto para delinquir y terrorismo. Esta noticia es para mí, para mi familia, para mis amigos, para mis compañeros y para todas aquellas personas que me conocen una vil mentira, una injusticia más que nos denigra colocándonos en una lista con grupos guerrilleros, que mancillan nuestro nombre, ponen en tela de juicio nuestra honorabilidad y además ponen en riesgo nuestra integridad física.

«Muchos de ustedes que me han visto crecer y formar, que me han visto ejercer mi carrera profesional como empleada pública, encargo elegido a través de una asamblea, saben que es mentira, que no soy militante de ningún grupo, que no soy guerrillera y que mucho menos soy terrorista. Es otra injusticia de un sistema tan maquiavélico. Que nunca he tenido ni siquiera el valor de empuñar en estas manos un arma, un cuchillo para matar una triste gallina, pero que para el sistema, para los organismos de inteligencia soy la terrorista más terrible, que estoy entre los 20 más buscados de este departamento.

«Aquí estoy. Para la comunidad que no me conoce, esta es la terrorista que buscan y no solo en Colombia sino en el resto del mundo. Me tendrán que comprobar que me he alzado en armas contra el Estado colombiano, que soy guerrillera, que soy terrorista, que me he sentado a delinquir contra el Estado colombiano. Por circunstancias no voluntarias he tenido que interlocutar con la guerrilla, por culpa de este conflicto interno que tenemos, por culpa del Estado que es incapaz de garantizarnos la vida y la permanencia de esta tierra y nos toca como individuos buscar nuestros propios medios, mecanismos para seguir sobreviviendo, para seguir trabajando ejerciendo nuestra profesión, nuestro oficio ya sea en el campo o en los cascos urbanos.

«Exijo mis derechos constitucionales, porque me han vulnerado un derecho fundamental, que es la presunción a la inocencia. Y quiero cerrar estas pocas palabras con una frase de Montaigne, que dice: “los errores judiciales son más criminales que el crimen mismo”.»

La entrega de Ariela reta a la justicia

Alirio Uribe, defensor de derechos humanos y miembro del Colectivo José Alvear Restrepo, propuso en el Cabildo presentar el caso de Ariela Gelvis al grupo de trabajo de detenciones arbitrarias de la Organización de las Naciones Unidas, «porque es totalmente absurdo e injusto que a una funcionaria pública, reconocida en esta región, se le trate como si fuera una delincuente».

A esa propuesta siguió otra que movilizó los cuerpos y los corazones. Franklin Castañeda, de la Fundación Comité de Solidaridad con los Presos Políticos invitó a todas las personas que estaban en el Cabildo a acompañar a Ariela hasta la Fiscalía: «vamos a exigir que se haga justicia, vamos clamar en una sola voz porque en Colombia no haya un falso positivo más». Y se dirigió a todo el auditorio: «Esa es la invitación que queremos hacerles y como sabemos que aquí adentro hay policías y como sabemos que aquí adentro hay fuerzas de inteligencia y también nos están escuchando afuera, vamos a acompañar a la doctora a la puerta de la Fiscalía, este espacio no facilitar ninguna fuga, por el contrario, va a marchar con ella a exigir que se haga justicia y que le den la libertad».

Gloria Flórez, representante por Colombia al Parlamento Andino, también lanzó una iniciativa: «el caso de Ariela debe ser un caso de las mujeres de Colombia, de las mujeres de América Latina y de las mujeres del mundo. Y debe conocerse a nivel mundial, porque no se puede seguir permitiendo que en este departamento se hagan montajes y se encarcele a gente inocente».

Ariela acompañada por los cabildantes en camino a la Fiscalía.

Al salir las 3.000 personas rodeando a Ariela Gelvis Quintero, el Cabildo Abierto se declaró «en campaña permanente contra ese terrorismo judicial que ha encarcelado a miles de pobladores de esta región, en campaña permanente para hacerle seguimiento y visiblizar el caso de Ariela, caso que no es solamente suyo sino de todos los habitantes de esta región». Finalmente, la acompañaron hasta las instalaciones de la Personería Municipal de Saravena, donde está a la espera de los trámites pertinentes para la legalización de su captura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *