Cámara de Representantes en pleno solicita cierre de carcel de Valledupar

Hace unos minutos la Cámara de representantes en su sesión plenaria, aprobó por unanimidad la carta abierta dirigida a Juan Manuel Santos, Presidente de Colombia y ha German Vargas Lleras, Ministro del Interior, en la que se le solicita el Cierre de la Cárcel De Valledupar.

La carta impulsada por la Campaña Mundial por el Cierre de la Cárcel de Valledupar, también ha sido firmada por Senadores de la Republica, al menos 130 defensores de Derechos Humanos, 100 lideres sociales, cientos de familiares de detenidos y personas privadas de la libertad, que en un solo texto solicitan al Gobierno Nacional “que se ponga fin a la violación constante y sistemática de los derechos humanos de las personas detenidas”, pidiendo así “el cierre de la Cárcel de Valledupar” y “el traslado de los detenidos a sus lugares de origen, de manera que cese el aislamiento familiar y social al que han estado sometidos”. 

Mañana 16 de junio se efectuará su entrega a la  Presidencia de la Republica y al Ministerio del Interior y de Justicia, para lo cual los familiares de los detenidos y la Campaña por el Cierre de la Cárcel, están convocando un plantón que se llevará a cabo a partir de las 2:00 de la tarde en la puerta del Ministerio del Interior  y de Justicia, ubicado en la Avenida Jimenez con Cra 9.

Finalmente el día de mañana se estará haciendo entrega ante un Tribunal Judicial, de una acción de tutela firmada por 564 detenidos de la cárcel de Valledupar.

 

Bogota D.C. Junio 15 de 2011

Señor
JUAN MANUEL SANTOS
Presidente de la República de Colombia

Señor
GERMAN VARGAS LLERAS
Ministro del Interior y de Justicia

Ref. Solicitud de cierre de Cárcel de alta y nmediana seguridad de Valledupar.

Respetuoso saludo,

El pasado 7 de junio de 2011, el Gobierno Nacional, en cabeza del ministro de Interior y de Justicia, Germán Vargas Lleras, reconoció la crítica realidad que
viven cientos de colombianos, recluidos en condiciones inhumanas en la Cárcelde alta y mediana seguridad de Valledupar y ha anunciado “que si el desabastecimiento del agua persiste, se contemplaría evacuar la cárcel”.

Este reconocimiento expreso del gobierno sobre la grave situación en materia de Derechos Humanos en dicho centro de reclusión, va en consonancia con
pronunciamientos similares realizados por organizaciones defensoras de Derechos Humanos de Colombia y el exterior, la Defensoría Nacional del Pueblo, congresistas, y por supuesto con la petición que elevan casi 1400 detenidos, muchos de los cuales se encuentran en protesta desde hace más de un mes, sin que se les haya brindado solución a sus múltiples solicitudes.

El racionamiento de agua en la Cárcel de alta seguridad de Valledupar se vive desde hace más de 10 años, es decir desde su construcción y puesta en funcionamiento, pero en los últimos meses las condiciones han empeorado, hasta llegar al punto crítico en que hoy se encuentra. El día 8 de junio el secretario de Gobierno de Valledupar, Víctor Martínez, reconoció que la administración municipal “no está en condiciones, ni tiene la capacidad para resolver la problemática de falta de agua en la penitenciaría de Alta y Mediana Seguridad” y que sólo se está enviando el 10% del agua necesaria para que los detenidos puedan vivir en condiciones de dignidad.

Pero éste, no es el único factor que incide en que ésta prisión sea considerada públicamente como una “Cárcel castigo”. Este centro de reclusión presenta el
número más alto de denuncias por violaciones a los Derechos Humanos de la población reclusa en las cárceles de Colombia1, al igual que el mayor número
de fallos de tutela que obligan al INPEC a corregir las fallas y cesar las vulneraciones de los derechos(2).

Consideramos el anuncio del ministro, como un gesto positivo que abre las puertas a una pronta solución, que a nuestro juicio debe trascender de una
posible evacuación, a un cierre efectivo que suponga una ruptura definitiva con lo que viene aconteciendo, no sólo frente al problema en el suministro de agua, sino también en la ocurrencia de graves violaciones a los Derechos Humanos, tratos crueles inhumanos y degradantes y actos constitutivos de tortura, a los que se ha sometido a la población reclusa.

Así las cosas, el Estado Colombiano, debe adoptar las medidas necesarias para corregir las falencias estructurales del penal, a la vez que se ponga fin a la
violación constante y sistemática de los derechos humanos de las personas detenidas en la mencionada cárcel, ordenándose en consecuencia el traslado
de los internos a sus lugares de origen, de manera que cese el aislamiento familiar y social al que han estado sometidos.
Sin duda alguna un hecho como el cierre de la Cárcel de Valledupar por las razones anteriormente expuestas y que hoy finalmente son de público conocimiento, merece nuestro reconocimiento.

Atentamente,
Los abajo firmantes:

1 El INPEC reporta, a marzo de 2011, 690 denuncias contra el personal de la guardia de la cárcel de Valledupar, presentadas ante la Subdirección Operativa de la Regional Norte, de las cuales sólo 36 han terminado con algún tipo de sanción, lo que representa el 5% de las denuncias presentadas; igualmente reporta 92 quejas presentadas ante la Oficina de Control Disciplinario Interno del INPEC, de las cuales, sólo una terminó con sanción (suspensión), es decir, poco más del el 1% de los casos. Por su parte la Fiscalía General de la Nación reporta un total de 56 denuncias penales de las cuales sólo una terminó con resolución de acusación, esto es el 1.7% de las denuncias realizadas.

2 Según cifras del INPEC, se han presentado 4.421 acciones de tutela en contra de la Cárcel de alta y mediana seguridad de Valledupar, de las cuales 1.322 han sido falladas a favor de los reclusos; sin que por ello se hayan cumplido los mandatos judiciales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.