Rasgando el bozal

"Porque la tierra es nuestra por ella debemos luchar"
El bozal es el instrumento que los gobiernos de turno a través de sus políticas estatales “Seguridad Democrática” “Prosperidad” y otras, le han querido imponer al pueblo colombiano pobre, sin trabajo, con hambre y marginado, por reclamar los derechos que nos corresponden; persisten a toda costa en estigmatizar y silenciar nuestra opinión y exterminar la Organización Social legítima, legal y popular; judicializan, encarcelan, masacran y destierran a quienes defendemos la vida, los derechos humanos y la permanencia en nuestras tierras y territorios.

Por defender el Pan Nuestro, por denunciar las políticas depredadoras de las multinacionales petroleras: Oxy, Repsol, BP y sus proyectos de exploración, explotación y robo de los recursos naturales, con la venia del gobierno nacional, departamental y con la complicidad de Ecopetrol han arrasado las comunidades indígenas desde los hallazgos petroleros en Caño Limón, pasando por Gibraltar, Tunebia y Cusiana, hasta nuestro días; ahora, señalan, persiguen y encarcelan a sus líderes.

El capital transnacional quiere el territorio despejado de personas que denuncien sus atropellos, desde Araguaney en Casanare hasta Banadias en Arauca hacia Coveñas, para sacar el petróleo pesado y el gas por medio de la Sociedad Oleoducto Bicentenario de Colombia S.A.S y sus 7 socios-accionistas: Pacific Rubiales Energy, Petrominerales, Hocol, Grupo C&C Energy Barbados, Rancho Hermoso S.A-, Canacol Energy Ltd. Y Vetra Exploration & Producción Colombia S.A.S. y por supuesto la arrodillada y mezquina Ecopetrol trazando el camino para que las multinacionales saqueen hasta la última gota de petróleo, mientras el gobierno nacional firma convenios de usurpación de los recursos naturales hasta el último gramo de oro y carbón, porque necesita las regalías para financiar campañas electorales con propuestas políticas excluyentes que no benefician al pueblo, lo marginan explotan,reprimen, y la miseria crece.

En tanto que la Corte Constitucional, el pasado 3 de enero,“lanza alerta por el riesgo de exterminio de indígenas de Arauca: Se trata de la comunidad Hitnu que, según la Corporación, está azotada por la violencia, el hambre y las enfermedades. En riesgo inminente de exterminio se encuentra la comunidad indígena de los Hitnu, que habita en varias zonas selváticas de Arauca, según lo advirtió la Corte Constitucional, que ordenó a los gobiernos nacional y departamental empezar a adoptar un plan de emergencia en materia de salud, nutrición, educación, entre otros aspectos, a favor de este pueblo aborigen.

Esta comunidad indígena de la familia Guahiba, sí vive el riesgo inminente de desaparecer por completo, desde que fue sacada a sangre y fuego de su territorio ancestral Caño Limón. En 1970 eran 15.000 Hitnus –wayui momowi Monaes, Sikuani jiwis- hoy quedan 441 personas y como les dio resultado el extermino de esta comunidad en las sabanas de Arauca para lograr la abundancia de sus ganancias capitalistas, se ensañan con el pueblo U´wa para explotar la cordillera oriental y el piedemonte fuentes de vida y sabiduría milenaria.

Es evidente, que muy dolido está el corazón de la Madre Tierra por las detenciones a la dirigencia indígena araucana, sangra por las punzadas de los taladros multinacionales que rompen sus venas en búsqueda del petróleo; sangra por la ignominia de las cadenas en las manos y el silencio de la cárcel; sangra por el exterminio a los pueblos ancestrales desde hace más de 500 años.

Pemantakaponein wa irra momowi jiwi. "Los que mandan sobre la tierra deben ser los verdaderos indios dueños de esa tierra"

Vida, Soberanía y Permanencia en Nuestros Territorios.
Enero 31 de 2011

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *