ASCATIDAR y la comunidad La Esperanza hacemos la siguiente denuncia pública

Como es de conocimiento público que en el Resguardo Parreros  ubicado en el  corregimiento de Betoyes Municipio de Tame, se encuentran asentadas tres comunidades indígenas desplazadas Caño Claro, Iguanitos y Esperanza, las cuales se vieron obligadas a abandonar su territorio por el conflicto entre las FARC y el ELN… Debido a la  disputa territorial entre estos grupos armados; ya hoy se cumplen 43 meses de estas comunidades de estar en esta situación y las condiciones cada día son más deplorables, el gobierno Municipal, Departamental y Nacional no han mostrado interés ni la voluntad política para resolver las necesidades que ellas requieren en especial el  “territorio”, vivienda, seguridad alimentaria, agua potable y  saneamiento básico,! han manejado la situación con el asistencialismo  como si aún estuvieran en la etapa de emergencia.

Esta indiferencia gubernamental ha hecho que el hacinamiento,  la falta de alimentos, vivienda y territorio propio donde poder desarrollar la cultura, los obliga a tomar medidas por su propia cuenta buscando solución a las necesidades mencionadas.

Por esta razón, teniendo en cuenta los comunicados emitidos por las dos guerrillas en el mes de septiembre (FARC y ELN), sobre los acuerdos de paz, donde mencionan la exclusión de la población civil del conflicto, el libre tránsito de campesinos e indígenas por sus propios territorios sin objeción alguna, la comunidad de la Esperanza toma por iniciativa propia, la decisión de REGRESAR a su resguardo de origen; es así como el día 29 de Octubre de 2010 un grupo de 7 mujeres, 6 Niños, 7 niñas y 13 hombres para un total de 34 personas de esta comunidad, salen a una visita a su resguardo con el fin de observar y verificar el estado del camino, la escuela, las viviendas y el comportamiento de los campesinos vecinos del resguardo, este día solo se llego hasta la vereda la Esperanza, allí un campesino nos ofreci&oacu! te; alimentos para preparar y nos dio permiso para quedarnos en la escuela durante la noche, al día siguiente (30 de octubre de 2010), en horas de la mañana se ingreso al resguardo, estando allí se inicio el trabajo de limpieza alrededor de las casas y el camino hacia la carretera y pensando la forma del retorno y el modo de trabar; pasado el día hacia las tres de la tarde llego un grupo de personas armadas identificándose como miembros de las FARC, preguntando por el gobernador y quién los había autorizado entrar, se les respondió que estaban las autoridades tradicionales, que el gobernador es para las relaciones institucionales y se les dijo que nosotros mismos llegamos voluntariamente sin autorización de nadie, nosotros como comunidad tenemos el derecho al resguardo que es de nosotros, para seguir trabajando y mejorar la comunidad, entonces nos amenazaron diciendo que no permitían estar en el &nb! sp;resguardo, nos dieron dos días de plazo para el regreso al mismo sitio de donde veníamos y que lo de la entrada había que consultar primero con nosotros ( las Farc EP) , porque si no lo hacen los desaparecemos, además la violencia continua en la zona, seguimos sembrando minas por todos  lados, que dentro de 8 años pueden volver al resguardo, también dijeron que les daba lástima ajusticiar a un compañero indígena porque habían muchos niños y mujeres, no los queremos volver a ver por aquí fue lo último que nos dijeron, al otro día (0ctubre 31), regresamos al resguardo Parreros sin más inconvenientes.

Queremos denunciar este atroz hecho ante las instituciones Municipal, Departamental, Nacional y organismos internacionales para que se tome cartas en el asunto; sin embargo como comunidad y organización indígena seguimos con el proceso de retorno y si los lideres o los miembros de la  comunidad son amenazados, desaparecidos  o asesinados responsabilizamos directamente el Décimo frente de las FARC en primer lugar y como segundo al gobierno porque no nos da ninguna solución, la seguridad democrática no nos garantiza nada, estamos aguantando hambre, los niños cada día más enfermos, preferimos morir defendiendo nuestro territorio que morir de hambre. Se anexa firmas miembros de la comunidad la esperanza y representante de Ascatidar un (01) folio.

 

Por la Defensa y la permanencia en el territorio,

 ASCATIDAR Y COMUNIDAD LA ESPERANZA

 Con copia:

Alcaldía municipal.

Gobernación de Arauca.

Comité de derechos humanos Joel Sierra

Defensoría del pueblo Arauca

Procuraduría general de la Nación.

Dirección de etnias.

Organización nacional indígena ONIC.

Personería municipal Tame-Arauca

Medios de comunicación local, nacional e internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *