Tres civiles y cuantiosos daños por atentados en Arauca

 En los últimos dos meses se han presentado cinco casos, cuatro de ellos en el casco urbano de Saravena, donde personas no identificadas han lanzado granadas de fragmentación contra establecimientos comerciales, causando daños materiales y generando zozobra y temor a sus propietarios y a la comunidad en general:

 

 El día de ayer, 1 de Noviembre de 2010, aproximadamente a las 8:30 a.m., resultaron heridos la señora IRENE DURÁN SANGUINO de 47 años, quien presenta una herida en el brazo izquierdo y el niño DUÍN ARLEY SÁNCHEZ de 3 años de edad, quien fue herido en su pierna derecha. Este hecho tuvo lugar en el caserío de Puerto Jordán, municipio de Tame, cuando fue lanzada una granada de fragmentación contra una patrulla de Ejército Nacional, donde además resultaron lesionados dos soldados profesionales.

 

El domingo 31 de octubre, se perpetraron dos atentados con granadas de fragmentación, en el casco urbano de Saravena, los cuales dejaron un civil herido y daños materiales considerables. El primer  caso, se registró en una vivienda de la carrera 14 con calle 29 del centro de la población, donde resultó herido el señor URIEL PEÑA GARCÍA, empleado del Comité de Ganaderos, quien recibió esquirlas en la cara y tuvo que ser trasladado de urgencias al Hospital del Sarare; y el segundo, fue contra la Sala de Belleza Fashion, en la carrera 17 entre carreras 27 y 28.

 

Estos hechos de inusitada gravedad que han puesto en riesgo a la población civil, no han sido objeto de las rigurosas y urgentes investigaciones y medidas que el caso amerita, y no se tiene conocimiento de que haya avance respecto de los autores y móviles, a pesar que seguimos en un departamento y especialmente en un municipio altamente militarizado.

 

Lo anterior se suma a los múltiples hurtos y amenazas extorsivas que ha venido recibiendo los pobladores de Saravena, los cuales han sido puestos en conocimiento de las autoridades sin que tampoco frente a ello se note resultados.

 

Exhortamos a la comunidad a que tome las medidas de autoprotección necesarias para el cuidado de su integridad y su patrimonio, además a exigir a las entidades del Estado cumplir con sus obligaciones de investigar, juzgar y sancionar a los responsables de estos crímenes.

 

A las organizaciones sociales de carácter regional, nacional e internacional, las invitamos a que unido al monitoreo también realice los llamados al Estado para que cumpla sus obligaciones internacionales en materia de Derechos Humanos y continúen su solidaridad política con el pueblo araucano.   

NUESTA ACCIÓN SOCIAL ES LEGAL Y LEGÍTIMA

POR LA DEFENSA DE LA VIDA, LOS DERECHOS HUMANOS Y LA PERMANENCIA EN EL TERRITORIO

FUNDACIÓN DE DERECHOS HUMANOS JOEL SIERRA

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *